¿Correr en asfalto o en una montaña?: conoce 5 diferencias
¿Correr en asfalto o en una montaña?: conoce 5 diferencias
Redacción EC

El trail running es un deporte que consiste en correr en cualquier superficie que no sea asfalto o una pista atlética, incluyendo senderos con elevación y diferentes terrenos en la ciudad o senderos mucho más agrestes y técnicos en la montaña.

Mientras que el corredor en asfalto solo necesita unas zapatillas, un pantalón (o un short) y una camiseta, el trail runner debe salir súper equipado como si se fuera ir a la guerra.

No es necesario decidir entre uno o el otro pero sí hay ciertos detalles que marcan una gran diferencia en el entrenamiento e incluso riesgos que debes tomar en cuenta para que no pierdas el foco en tus objetivos y puedas alcanzarlos sin ninguna complicación.

Estas son algunas de las diferencias entre ambos tipos de runners que debes tomar en cuenta:

1. Contacto con la naturaleza: Esta es en definitiva una de las cosas que más enamora a los corredores de montaña. El trail running te lleva por senderos muy variados y literalmente lo puedes realizar en cualquier parte del mundo. Antes de aventurarte toma en cuenta que la ruta y condiciones sean afines a tus gustos ya que se encuentran muchas sorpresas en el camino.

2. No hay ritmo promedio por kilómetro: Si estás acostumbrado a correr en asfalto estarás muy familiarizado a mantener una velocidad o que midas tu rendimiento por ritmo promedio. En el trail running te debes preparar bien pero es complicado poder medirte por estos factores ya que las rutas suelen tener diferente complejidad, elevación y condiciones climáticas.

3. Equipo necesario: En el trail running se suele enfrentar la ruta con mayor naturalidad ya que las organizaciones de carreras no tienen el mismo acceso o facilidad para darte ciertas atenciones en la ruta. Es por ello que a pesar de tener puntos de control e hidratación es necesario tener equipo para emergencias, hidratación y que la ropa y calzado en la medida de lo posible sea técnica, especializada para trail running.

4. Entrenamiento: Una carrera de asfalto requiere de una gran preparación pero una carrera de trail running normalmente exige la musculatura a un mayor nivel ya que hay muchas más variaciones e inestabilidad. Se recomienda tomar un entrenamiento especializado para carreras de montaña.

5. Concentración: Si bien en el asfalto no restamos importancia a la concentración ya que igual tienes muchos factores a los que tienes que estar alerta, es importante reconocer que en la montaña tienes que agudizar aún mucho más tus sentidos debido a la cantidad de factores externos que se pueden presentar por la naturaleza del terreno. Por ejemplo, siempre debes estar atento a una posible caída, a factores climáticos así como incluso desprendimiento de piedras u otros elementos en la ruta.

Cada entrenamiento y cada carrera tiene su encanto, tanto el asfalto como la montaña nos inspiran y retan a diferentes niveles. Lo importante es que no dejes de correr y que encuentres tu pasión en uno o en otro y cada vez sumes más kilómetros.

¿Y qué mejor manera de sumar kilómetros que en el Challenge El Comercio? ¡Recuerda que las inscripciones siguen abiertas y puedes ganar dos cupos con todo pagado para la Maratón de Santiago! Puedes inscribirte aquí.

TAGS RELACIONADOS