Por Francessca Huané

Una operación al cerebro era la solución para eliminar esos constante episodios que se habían hecho dueños de su vida. “La operación me dio vida. No tenía que preocuparme más del “y si” ahora podía decir “yo puedo”. La operación me hizo apreciar más la vida y la salud”, dice.

Creció practicando deportes como tennis, basketball, equitación, atletismo. Diane Van Deren siempre ha disfrutado mucho de estar en constante actividad. Pero tenía una limitación que le impedía dar el máximo de sus capacidades. “Yo ya llevaba 10 años con las convulsiones y siempre tenía en mi mente el “y si… “ y el no saber que pasará. Eso asusta, da miedo, pero seguía corriendo”, explica la , que vino al Perú y participó en el "Endurance Challenge de The North Face".

SU FAMILIA
Diane está casada hace 34 años y desde hace 16 su esposo la apoyó enteramente en la decisión de convertirse en . “Creo que la clave para ser una atleta profesional […] es mantener todo balanceado. Tienes que poner la familia primero y después el deporte. Por eso es que continúo corriendo y sigo compitiendo”.

Ser un atleta profesional toma mucho tiempo y entrenamiento. Por eso, siempre intenta equilibrarlo. “Me despierto a las 4 de la mañana para salir a entrenar y luego regresar a casa y estar presente para mi familia. Lo he hecho durante 16 años y sigo haciéndolo aunque mis hijos ya no están conmigo”. Dice que no tiene alarma y que se despierta a esas horas porque además, le gusta correr en la oscuridad y ver como amanece.

YUKON ARTIC ULTRA
“Lo único que me mantenía bien era continuar moviéndome. No puedes parar, si no te congelas porque es muy frío”, explica Diane mientras mueve sus brazos simulando que está corriendo. Esa fue la clave que la llevó a ganar . Correr a menos 60 grados es un riesgo que pocos asumen. “Las personas en las primeras 2 horas pierden dedos y uñas. A mi la ropa y zapatillas enteramente de The North Face me mantuvieron caliente”.

Empezaron 32 personas entre hombres y mujeres. A la meta solo llegaron 2. “Todos los demás terminaron enfermos o lastimados. Yo no tuve lesiones y estoy muy agradecida por eso”. Al llegar quiso esperar a su compañero, pero le llevaba 1 día de diferencia. “Me miraron y me dijeron tienes que ir a casa. Cuando llegué al hotel no pude caminar por 4 días. Gateaba en el hotel”, cuenta.

SIGUE CORRIENDO
Cuando es cuando se siente más creativa. Diane escribe música, canta y toca la guitarra. “A veces mientras corro pienso en un canción cuando estoy corriendo y ahí me pueden venir ideas. Creo que cuando corres también son música tus pies y tu respiración”.

Se siente agradecida y bendecida gracias al deporte. “Tengo 16 años en esto, recién empiezo”, se ríe y continúa diciendo “Creo que pararé cuando esté cansada de correr. Va a llegar un momento quizás. Por lo pronto me mantiene en forma y me gusta lo que hago”, finaliza.