A FAVOR Y EN CONTRA: ¿Cazulo debe ser llamado a la selección?
A FAVOR Y EN CONTRA: ¿Cazulo debe ser llamado a la selección?
Redacción EC

A FAVOR

por MIGUEL VILLEGAS @prakzis

La selección premia una campaña, regularidad, y no debería –creo- aplaudir un solo partido de 8 puntos o un golazo. En ese sentido, cualquier convocatoria que responda a esos méritos y no a apetitos populares para salir en la foto, me parece correcta. Y en ese sentido, la posibilidad de un llamado a Jorge Cazulo, tiene valor.

ya no es solo uruguayo, tiene DNI peruano desde finales del año pasado, cuando Cristal disputaba las finales y él, cumplía un rol fundamental en el riesgoso equipo de Ahmed: el equilibrio. Su llamado, en consecuencia, sería natural si Ricardo Gareca comparte lo que el 87% de los encuestados por El Comercio sí: es el mejor futbolista en su puesto. Es peruano. Y es bueno.

Con pasa lo que ocurría en 1997 con Julinho: en su puesto no había un indiscutido. Ni Muchotrigo ni el Coyote Rivera producían en su equipos (y menos en la selección) al nivel de lo que Julio de Andrade generaba: gol, juego, pase. 134 partidos después con Cristal, la conclusión sobre Cazulo es muy parecida. Uno recita de memoria al equipo celeste de los últimos tres años y además de Lobatón, dice Cazulo.

Entiendo que el volante ha descartado la posibilidad. Que a los 33 años el llamado a la selección no lo conmueve. Desde el 2013 es el mejor en su puesto. Eso, para mí, es una campaña. Y tendría que premiarse con el llamado a Perú.

EN CONTRA

por ELKIN SOTELO @Elkinsot_DT 

No a en la selección. No por considerarlo un mal jugador; por el contrario, es un elemento que no se hallaría en la blanquirroja en este nuevo ciclo. Se lo conoce como un elemento verdaderamente serio y profesional, pero ciertamente a sus 33 años empieza a pensar más en el tramo final de su carrera que en el triple impulso que necesita un jugador de selección que piensa competir en una campaña tan desgastante como la Eliminatoria Sudamericana.

Por ahora Cazulo identifica ello.

De solo pensarlo se estresa y dice "no, gracias". No existe un jugador en el medio local que con su sola presencia pueda cambiar una realidad complicada. La lectura del charrúa es sensata: "no quiero tapar la salida de un jugador más joven que yo". Para una Eliminatoria que ni siquiera arranca, Perú necesita perros de presa que duren hasta el 2018.

El lejano 2018 en pico de rendimiento. pudo ser con Markarián, pero con Gareca ya no.