(Foto: AFP/USI)
(Foto: AFP/USI)
Redacción DT

y Chile disputan la segunda semifinal de la Copa América este miércoles, pero partidos tan duros como ese no solo se juegan en la cancha. Una muestra de ello es el pequeño equipo de espionaje que tiene la escuadra sureña.

► 
► 

Según informa el periódico chileno , Reinaldo Rueda, entrenador de La Roja, dispone de un equipo de análisis al que tiene en gran estima. El medio citado califica a estos trabajadores como un "escuadrón de inteligencia" y señala que en la Copa América de Brasil hay dos personas realizando dichas labores.

El primero de ellos es Cristian Leiva, nombre conocido para la prensa peruana, pues haciéndose pasar por un periodista. Poco después se conoció que Leiva era uno de los espías que tenía Jorge Sampaoli, por entonces técnico de Chile, quien buscaba obtener información de Perú.

En aquella ocasión, Sampaoli no quiso decir que el hombre en cuestión se dedicaba al espionaje de los rivales, pero sí admitió que trabajaba con él. Leiva labora con el comando técnico de Chile desde 2012 y en la actualidad está a cargo de la selección Sub 15 de La Roja.

No obstante, Leiva no está solo en Brasil, pues también lo acompaña Ricardo García, quien se sumó al cuerpo de análisis de Chile en 2015 y trabaja bajo las órdenes del espía antes mencionado.

En lo que respecta al presente, no se puede afirmar si Reinaldo Rueda emplea las mismas tácticas que Sampaoli –que iban desde usar a espías trepados a árboles o disfrazarlos de hinchas y periodistas–,  pero lo cierto es que ha conservado a los empleados citados.

La Tercera sí indica que hoy en día Leiva y García se dedican a grabar todos los partidos de Chile, para luego introducirlos en un software de análisis, que divide esa información en toda clase de datos estadísticos. Obviamente, la información incluye a los rivales.

El equipo de análisis le entrega a Rueda estas cifras incluso en el entretiempo de los partidos para que pueda tomar decisiones más acertadas.

La victoria sobre Colombia no fue una casualidad, pues el escuadrón de inteligencia de Chile había analizado con detalle a David Ospina, el guardameta cafetero. La historia es conocida: La Roja llegó a las semifinales de la Copa América tras una tanda de penales perfecta.

Teniendo en cuenta lo anterior, no es de extrañar que Ricardo Gareca haya decidido que los entrenamientos de Perú de este miércoles hayan sido en estricto privado. En 2015 ya tuvo que lidiar con los espías chilenos y no sería extraño que evitara repetir la historia.

No te pierdas

No te pierdas