Adriano Leite Ribeiro, exdelantero brasileño, lidió con problemas mentales durante su carrera como futbolista profesional. Hoy retirado decide poner el tema sobre la mesa. (Foto: AFP)
Adriano Leite Ribeiro, exdelantero brasileño, lidió con problemas mentales durante su carrera como futbolista profesional. Hoy retirado decide poner el tema sobre la mesa. (Foto: AFP)
Redacción EC

Adriano se sumó al debate sobre los retiros de Simone Biles en Tokio 2020, un hito en el deporte profesional que podría ayudar a los atletas a lidiar con traumas ligados a la salud mental. El exjugador brasileño se pronunció en Instagram y aseguró que se siente identificado con la gimnasta estadounidense.

Simone, sé exactamente lo que estás pasando y no dejes que la gente te crucifique. ¡Sé feliz y cuida tu cabeza!”, escribió ‘El Emperador’ junto a una fotografía suya y otras dos de la superestrella norteamericana de la gimnasia.

Pasé por esto y hasta hoy me interrogan. Que Dios perdone a estas malas personas”, agregó el otrora delantero de Flamengo, Inter, Milan, Roma, entre otros, dejando claro que también sufrió en busca del éxito deportivo.

La inesperada retirada del concurso completo en Tokyo 2020 de la estadounidense Simone Biles, dominadora de la gimnasia artística mundial desde 2013, para centrarse en su salud mental, ha vuelto a hacer saltar las alarmas sobre la presión a la que los deportistas se ven sometidos, sobre todo en la exigente alta competición.

El caso Biles se suma a otros de depresiones en el mundo del deporte y que, en algunos casos, han finalizado en muerte, incluso por dificultades de adaptación a la vida civil una vez concluida su exitosa trayectoria deportiva.

Biles puede todavía participar en las cuatro finales de aparatos (salto, suelo, potro y barras asimétricas) del 1 al 3 de agosto. (Foto: AFP)
Biles puede todavía participar en las cuatro finales de aparatos (salto, suelo, potro y barras asimétricas) del 1 al 3 de agosto. (Foto: AFP)

Un día después de su sorprendente retirada en plena competición, Biles será baja para el concurso general del jueves, poniendo entre interrogantes su continuidad en la cita olímpica en la que parecía destinada a reinar.

“Tras una evaluación médica, Simone Biles se ha retirado de la final del concurso general para concentrarse en su salud mental”, señaló en Twitter la federación estadounidense sobre la prueba que se celebra el jueves. La gimnasta está además clasificada para las cuatro finales de aparatos.

La campeona, un icono que va más allá del deporte, decidió retirarse el martes para no comprometer su salud mental, evocando “demonios en la cabeza” y demasiada presión a gestionar por las expectativas creadas en estos Juegos.

Desde que entro al tapiz, estoy yo sola con mi cabeza, tratando con demonios en mi cabeza. Debo hacer lo que es bueno para mí y concentrarme en mi salud mental y no comprometer mi salud y mi bienestar”, explicó a la prensa.

Poco antes, Biles, de 24 años, había abandonado a sus compañeras del ‘Team USA’ tras su paso por el primer aparato, la barra de equilibrio, donde estuvo por debajo de sus estándares habituales, con una nota de 13,766 puntos.

La gimnasta abandonó luego brevemente la sala, antes de regresar con estatus de reemplazante para seguir el final de la competición, en la que Rusia, bajo bandera neutral por la suspensión que pesa sobre el país por los escándalos de dopaje del pasado, ganó ganador, por delante de Estados Unidos (plata) y Gran Bretaña (bronce).

La deportista de Ohio puede todavía participar en las cuatro finales de aparatos (salto, suelo, potro y barras asimétricas) del 1 al 3 de agosto.