Redacción EC

Pese a la decepción, inmensa, el orgullo salió a flote en Cardiff, luego de la derrota de la selección de Gales ante Portugal (2-0), en las semifinales de la , en Lyon.

Cantos y aplausos acompañaron a los hombres de Chris Coleman y su líder cuando la derrota estaba consumada, en el estadio Millennium de la capital galesa, donde unos 27.000 hinchas se habían reunido para ver a los Dragones en su primera semifinal de gran cita.

Hasta el momento, la fanzone de Cardiff se había instalado al lado del castillo, con un recinto con capacidad para 6.000 personas que tuvo que ser mudado al Millenium, usualmente la catedral del rugby en el país.

Los hinchas se habían vestido con la camiseta roja de Gales y portaban bufandas y gorros con los colores del país.

El canto ritual "Don't Take Me Home" fue uno de los hits de la noche, aunque con el correr de los minutos y mientras la derrota se confirmaba, los corazones de los fanáticos se fueron desinflando, aunque al final el orgullo galés afloró y los fuertes aplausos partieron hacia Lyon, donde sus guerreros había caído de pie ante Cristiano Ronaldo y compañía.

"Nos han hecho sentir orgullosos chicos", tituló el diario The Guardian: la prensa del Reino Unido saludó el recorrido de los Dragones en la Eurocopa.

"Siempre héroes", subrayó por su parte el Daily Express, precisando que era "un dolor en el corazón" verlos partir del torneo que conocerá al segundo finalista el jueves cuando choquen en Marsella franceses y alemanes.

Los galeses habían alcanzado los cuartos de final por única vez en el Mundial de Suecia-1958, en grandes citas, por lo que la generación Bale ha dado un paso histórico que quedará marcado a fuego en sus hinchas.

"Ronaldo mata al Dragón galés", indica I newspaper. La prensa del Reino Unido se volcó en apoyo a los Dragones, después de la eliminación humillante en octavos de final de Inglaterra a manos de Islandia.

Fuente: AFP

LEE MÁS SOBRE...