El mundial empezó con victoria de la selección peruana Sub 18. En el Coliseo Dibós el sexto nacional se impuso a Egipto por 3-1.

La selección peruana se impuso con parciales de 27-25, 25-20, 20-25 y 25-23 ante un cuadro africano que dio pelea en cada set.

Los errores de armado y la falta de contundencia le costaron mucho al equipo de Walter Lung, quien le pedía a sus dirigidas calma para definir las jugadas.