Ya son varias las inmobiliarias que echan mano de la arquitectura líquida para ofrecerles la oportunidad a sus clientes de modificar algunas características de sus departamentos y adecuarlos a la nueva normalidad. Las salas y comedores, por lo general, ceden espacios a las zonas de trabajo, aseguran. (Foto: Difusión)
Ya son varias las inmobiliarias que echan mano de la arquitectura líquida para ofrecerles la oportunidad a sus clientes de modificar algunas características de sus departamentos y adecuarlos a la nueva normalidad. Las salas y comedores, por lo general, ceden espacios a las zonas de trabajo, aseguran. (Foto: Difusión)
Élida Vega Córdova

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La posibilidad de realizar algunos cambios en el diseño de una , cuando esta se adquiere en planos y sin afectar su estructura, es lo que por estos días se conoce como arquitectura líquida.

MIRA: Imeco, ¿en cuánto podría haber terminado la economía en febrero?

Y, tomando en cuenta que la nueva normalidad ha despertado la necesidad de contar con nuevos espacios en nuestro hogar, ya sea para estudio, para trabajo o para esparcimiento, son varias las empresas inmobiliarias que han empezado a ofrecerla como un atributo para atraer a más compradores, quienes –de acuerdo con sus necesidades– optan por modificar algunas características de su futuro hogar.

MIRA: Pedro Castillo y Keiko Fujimori en segunda vuelta: la radiografía económica de los votos para ambos candidatos

Según el último reporte inmobiliario de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI), de las 26.257 viviendas disponibles para la venta hasta febrero, el 56,3% (14.772 unidades) se ofertaban en planos.

Dicha cifra, como señalan en el gremio empresarial, no solo permite calificar como saludable al mercado residencial, también se convierte en una clara muestra del potencial de desarrollo que actualmente tiene la aplicación de la arquitectura líquida, a pesar de que todavía son pocas las inmobiliarias que la ofrecen.

OFERTA ACTUAL

En el caso de Líder Grupo Constructor, según refiere su gerente general Giovanni Boldrini, han empezado a introducir este concepto en su proyecto Flow, ubicado en Surquillo, en donde ofertan 176 unidades distribuidas en 21 pisos.

MIRA: Créditos hipotecarios: ¿tasas de interés seguirán su tendencia a la baja?

Explica que debido a que la arquitectura líquida permite moldear o diseñar un departamento de acuerdo con las necesidades y gustos del cliente, en su caso están brindando la opción de “mover los muros que no sean estructurales para contar con dormitorios adicionales, zona de escritorios, salas o comedores más grandes”, aunque también tienen compradores que están optando por variar los acabados.

En el caso de Quatro Inmobiliaria, su director Oscar Ortigosa asegura que han visto potencial en sus proyectos ubicados en Lima Top para aplicar este concepto de flexibilidad, sobre todo después de la pandemia.

Y, a pesar de que ya han tenido alguna experiencia anterior aplicándolo en un porcentaje mínimo de unidades, la idea es convertirlo en un “sello” para sus futuras apuestas. Por lo pronto, han retomado su aplicación en su proyecto One 340, en Miraflores.

Así, de las 66 unidades que forman parte de su reciente lanzamiento en la calle San Martín, en el 95% de ellas los compradores tienen la opción de hacerle algún tipo de modificación.

“Se trata de departamentos reconfigurables y para que cada modelo o tipología tenga estas opciones, detrás hay un esfuerzo importante de la empresa porque es un cambio asociado a la pandemia”, afirma al explicar que en su caso, los compradores tienen la opción de modificar el tamaño de los dormitorios para, por ejemplo, generar espacios de ‘home office’ más cómodos.

Según refiere, una forma de aplicar este concepto es moviendo los tabiques divisorios, que son de drywall, porque se puede hacer con facilidad para generar espacios adicionales o más grandes, o prescindir de las salas de estar para convertirlo en un dormitorio adicional o en un ‘walking closet’.

Pero, también están brindando la posibilidad de que los departamentos que tienen baño incorporado cuenten con una segunda puerta, para que puedan tener un acceso independiente al resto del departamento.

“Es un espacio adicional que se podría hasta subarrendar. En este caso se trata de una opción bien interesante para un distrito como Miraflores y para nuevos compradores como los millennials porque puedes alquilar o rentar ese espacio para generar ingresos adicionales”, afirma.

MIRA: Pedro Castillo: 4 puntos que resumen el perfil económico de su gobierno

UBICACIÓN Y ETAPA

Sobre su aplicación en algunos de sus proyectos en Lima Moderna, el ejecutivo afirma que de aplicarlo sería en un porcentaje menor de las unidades. “No se podría hacer en el 95% de los departamentos, como sucede en Miraflores”, aclara.

A diferencia de lo que proponen las dos primeras inmobiliarias, Humberto Marín, subgerente comercial de Urbana Perú, sostiene que en su caso la adopción del concepto de arquitectura líquida depende de la etapa del proyecto.

“Si se compra en preventa algunas de estas modificaciones se pueden dar pero si la construcción está avanzada ya no se puede. En nuestro caso se da generalmente en los acabados, con una especie de ‘upgrade’, pero no se trata de cambios muy relevantes que afecten la decisión de compra”, aclara.