De acuerdo con la agencia Moody´s un nivel de deuda pública del 35% del PBI sumado a los problemas estructurales e institucionales que enfrenta el Perú hacen que sea inconsistente mantener la calificación de A3, que hoy tiene.
De acuerdo con la agencia Moody´s un nivel de deuda pública del 35% del PBI sumado a los problemas estructurales e institucionales que enfrenta el Perú hacen que sea inconsistente mantener la calificación de A3, que hoy tiene.
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

La calificación crediticia de la economía peruana corre el riesgo de ser degrada por las calificadores como Moody’s por el deterioro de las cuentas fiscales.

MEF estima que economía caerá 12% en 2020 golpeada por la crisis sanitaria

Las medidas económicas para afrontar la pandemia, como la entrega de bonos y otros subsidios a la población y las facilidades de liquidez al sector privado para evitar que se interrumpa la cadena de pagos, han llevado a que el Ejecutivo tenga que utilizar los recursos fiscales y endeudarse.

Este mayor gasto ha provocado que el déficit fiscal se pueda extender de 1,6% del PBI alcanzado el año pasado a 10,7% este año; a su vez, que la deuda pública se pueda expandir de 26,8% del PBI a 35,4% también en el 2020, según el MEF.

Además, de acuerdo con la ministra de Economía, María Antonieta Alva, la regla fiscal de converger el déficit a 1% del PBI se alcanzaría recién en el 2026; sin embargo, en el caso de la deuda, el límite de hasta el 30% del PBI no se alcanzaría ni en 10 años. Según el Marco Macroeconómico Multianual 2021-2024, presentado ayer por la ministra Alva, la deuda pública alcanzaría el 34,6% del PBI en el 2030.

Gobierno trabaja en propuesta para incentivar empleo formal, anunció el MEF

Mantener una deuda pública en niveles comparativamente bajos, como lo ostentaba el país antes de la crisis, es importante para tener la capacidad de financiar el crecimiento de mediano plazo, para que el país en conjunto pueda acceder a mejores costos de endeudamiento y tener espacio fiscal para solventar una crisis como la sanitaria.

PREOCUPACIÓN DE MOODY’S

Para los analistas, es “manejable” mantener una deuda como la que prevé el Ministerio de Economía. El economista jefe para el Perú del BBVA Research, Hugo Perea, sostiene que una deuda pública incluso del 40% del PBI para una economía como la peruana no es preocupante. Pero lo ideal, aclara, es que se reduzca gradualmente.

Según Jaime Reusche, vicepresidente y senior credit officer de la agencia Moody’s, una deuda pública de alrededor de 35% del PBI para el Perú en el 2030 no le preocupa. Sin embargo, afirma que si se le suman los problemas estructurales e institucionales que presenta el país hacen “inconsistente” mantener una calificación de A3, como hoy ostenta, pero sí un peldaño menos.

“[Esa menor calificación que podría obtener el Perú] no es porque la deuda sea insostenible, sino por el hecho de que se le está quitando al Perú esa fortaleza fiscal que le caracteriza. Esto es lo que diferencia del resto de la región”, indica el economista a El Comercio.

Fase 4 de la reactivación económica iniciará a fines de setiembre o inicios de octubre

Por ello, el representante de Moody’s señala que para que nuestro país mantenga la calificación crediticia y el próximo año no peligren las perspectivas crediticias, se requiere que el siguiente gobierno plantee reformas que permitan acelerar el crecimiento económico más allá del 3%.

Reusche sostiene que solo el crecimiento económico permitirá que aumenten los ingresos fiscales para mejorar la educación, la infraestructura y los servicios de salud.

El economista duda de que se pueda alcanzar un incremento de los ingresos fiscales reduciendo la evasión, tal como lo planteó la ministra de Economía como medida para acortar el déficit fiscal y la deuda. Alva descartó mejorar las finanzas públicas con la imposición de nuevos impuestos.

El mayor gasto producto de la pandemia, retrasarían la convergencia del déficit fiscal a 1% del PBI, que estaba previsto para el 2024.
El mayor gasto producto de la pandemia, retrasarían la convergencia del déficit fiscal a 1% del PBI, que estaba previsto para el 2024.

De otro lado, la ministra Alva proyectó que el PBI caería 12% este año debido a la emergencia sanitaria, pero estimó que puede crecer 10% en el 2021. Según la titular del MEF, el impulso fiscal favorecería la recuperación y esto sumado con las mejores expectativas tanto de empresas y familias, así como el reinicio de proyectos de infraestructura llevaría a que la economía regrese a los niveles pre crisis en el 2022.

TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS