“¿Qué es lo cruel de un tope a las tasas de interés?, es que la gente que quede excluida va a ser atendida por prestamistas informales, como los ‘gota a gota’ cuyo dinero viene de la delincuencia. Ahí la gente va a pagar muchísimo más tasa”, aseveró a Día1 Jorge Mogrovejo, superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS. (Foto: Francisco Neyra / GEC)
“¿Qué es lo cruel de un tope a las tasas de interés?, es que la gente que quede excluida va a ser atendida por prestamistas informales, como los ‘gota a gota’ cuyo dinero viene de la delincuencia. Ahí la gente va a pagar muchísimo más tasa”, aseveró a Día1 Jorge Mogrovejo, superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS. (Foto: Francisco Neyra / GEC)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Los proyectos de ley: 5960/2020-CR, ley que evita altas tasas de interés en operaciones del sistema financiero y sanciona conductas usureras, presentada por la congresista Cecilia García, del grupo parlamentario Podemos Perú, 5250/2020-CR, que dispone la regulación de tasas de interés máximas en el sistema financiero, propuesto por el congresista José Luna Morales, del grupo parlamentario Podemos Perú, y el 5904/2020-CR que propone la ley de protección a los consumidores de servicios financieros contra la usura en el cobro de las tasas y comisiones, de autoría multipartidaria restringirían el crédito en los distritos más populosos.

Con lo cual, le dejarían a la población de estas localidades opciones de financiamiento informales como los ‘mortales’ préstamos ‘gota a gota’, ofrecidos por organizaciones delictivas y que la Dirección de Criminalística de la Policía Nacional (Dirincri) sigue desde hace varios años.

“Establecer topes a las tasas de interés excluye a los pobres”, advirtió el presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde.

El presidente de la autoridad monetaria asegura que los diversos estudios en el mundo concluyen que medidas de ese tipo relegan a un segmento importante de la población.

También, la jefa de la SBS, Socorro Heysen, ha advertido que controles de precios en la oferta de préstamos personales restringirían a las personas del crédito para consumo y emprendimientos, lo que repercutiría negativamente en la inclusión financiera.

Más aún, las estadísticas de la SBS muestran que, de disponerse topes a las tasas de interés, distritos como Ate, Los Olivos, San Juan de Lurigancho (SJL), San Juan de Miraflores (SJM), Villa María del Triunfo, Puente Piedra y Villa El Salvador, entre otras localidades, serían los más perjudicados.

Esto, debido a que en estos lugares operan las instituciones que cobran por los créditos de consumo tasas de interés por encima del promedio del mercado, debido a las características de los clientes: personas de bajos ingresos vulnerables a contingencias, informales, sin garantías para respaldar sus créditos y de mayor probabilidad para incumplir sus pagos.

“¿Qué es lo cruel de un tope a las tasas de interés?, es que la gente que quede excluida va a ser atendida por prestamistas informales, como los ‘gota a gota’ cuyo dinero viene de la delincuencia. Ahí la gente va a pagar muchísimo más tasa”, aseveró a Día1 Jorge Mogrovejo, superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS.

Según la SBS, en dichos distritos se puede acceder a tasas promedios de 115,7% y 122,9% en los créditos de consumo y no necesariamente las entidades que ofrecen esas tasas reportan ganancias.

PRODUCTO DIFERENCIADO

Para comprender por qué existen préstamos a tasas mayores del 100% y por qué, pese a ello, existe gente que los demanda, partamos de las características de los créditos de consumo en el país.

A decir de Jorge Mogrovejo, superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS, el financiamiento de consumo en el Perú es heterogéneo.

En otras palabras, este no es un producto estándar para todos, ya que depende del monto del crédito, del plazo, la moneda, el historial del comportamiento de pago del cliente, de la frecuencia y certeza de sus ingresos, de la magnitud de estos, etc.

Así, Mogrovejo explica que no es lo mismo prestarle a una persona sin experiencia crediticia o con mal comportamiento de pago, cuyos ingresos son volátiles, a otra que tiene más de 10 años con un comportamiento de pago intachable y sus flujos de ingresos son ciertos.

Pues, el primero será mucho más riesgoso y demandará a la entidad financiera gastos y ganancias que justifiquen atenderlo, mientras que el segundo cliente, no. Por ello, este último accederá a tasas de interés menores en comparación con el primero.

Así, en primer lugar, no se le cobra a toda la población tasas de interés mayores al 100%, sino a una minoría que, según Mogrovejo, son los que acceden por primera vez al sistema financiero, sus ingresos son bajos y son más vulnerables ante contingencias.

El funcionario cita que, por ejemplo, del seguimiento realizado a 75.894 deudores que ingresaron por primera vez al sistema financiero en el 2016, con tasas de alrededor del 81%, en dos años, las entidades les redujeron el costo del crédito a casi la mitad.

Esto, debido al buen comportamiento de pago de estas personas, que las llevó a que sean atendidas por más de una entidad financiera e incluso que dichas empresas estén dispuestas a duplicarles la línea de crédito.

No todos los distintas entidades financieras se dirigen a los mismos clientes, ni tampoco ofrecen las mismas tasas de interés. Por lo general, los créditos de mayor monto tienen un menor costo que los de menor monto.
No todos los distintas entidades financieras se dirigen a los mismos clientes, ni tampoco ofrecen las mismas tasas de interés. Por lo general, los créditos de mayor monto tienen un menor costo que los de menor monto.

¿TASAS DE USURA?

A modo de ilustrar las características del sistema financiero, con información de la SBS al 2019, se pueden encontrar tres grupos de entidades financieras que ofrecen préstamos de consumo.

El primer grupo, está conformado por alrededor de 21 entidades que ofrecen préstamos en promedio de entre S/1.000 a S/5.000, el segundo grupo por 14 instituciones que otorgan créditos de entre S/5.001 y S/10.000, y el tercer grupo, donde operan sobre todo los cuatro bancos de mayor cuota junto a otras nueve instituciones, cuyos créditos en promedio son superiores a los S/10.000.

Una vez demarcado los conjuntos, se observa que el último grupo, en el que operan los cuatro principales bancos, no es el que ofrece las mayores tasas. Las tasas de interés promedio están en un rango de entre 12,7% a 45%.

En cambio, es el primer grupo el que cobra las tasas más altas. Aquí destacan las tasas del Banco Azteca del 122,9% y de la Edpyme GMG, de 115,7%.

¿Estas tasas generan ganancias excesivas a estas entidades? Veamos. De acuerdo con la SBS, en el 2019, de cada S/100 de ingresos que le quedaron al Banco Azteca después de pagar los intereses por los depósitos del público y la prima del Fondo de Seguro de Depósito (resultado conocido con el nombre de margen financiero), S/71 usó para abonar a su personal, a los servicios prestados por terceros, los impuestos y las contribuciones sociales.

El Banco Azteca posee 97 oficinas en todo el país, que atienden sobre todo en los distritos más populosos por 12 horas al día, de 9 de la mañana a 9 de la noche.

Pero el anterior no es el único gasto que hizo la entidad financiera. Dado que el 9% de su cartera de créditos es de alto riesgo, es decir, una parte de sus clientes no le paga y otra no cumple con el cronograma de pagos, de los S/29 restantes tuvo que reservar S/32 para responder a los ahorristas cuando le soliciten su dinero, es decir S/3 más de lo que le quedó. Así, en el 2019, el banco terminó con una pérdida de S/9,4 millones.

En la actualidad, el Banco Azteca exhibe una tasa de interés promedio del 151%, sin embargo, a julio de este año, reportó pérdidas por S/14,1 millones. Pese a ello, la entidad sigue atendiendo en distritos donde la informalidad es alta y las personas han sido las más vulneradas por la crisis sanitaria, los deudores no tienen garantías para respaldar la deuda y requieren el crédito, en muchos casos, para compensar sus ingresos volátiles.

El 82% de la cartera de créditos del Banco Azteca, en Lima, está distribuido en los distritos de Ate, Comas, El Agustino, Los Olivos, Lurín, Pachacamac, Puente Piedra, Rimac, San Juan de Lurigancho, San Juan de Miraflores, San Martín de Porres, Santa Anita, Villa El Salvador y Villa María del Triunfo, según la SBS.

El crédito promedio del Banco Azteca es de S/1.833. Suponiendo que dicho monto es prestado por un plazo de 12 meses, la cuota promedio es de alrededor de S/230, es decir, el préstamos está dirigido a personas cuyos ingresos son de alrededor de S/700, lo que explicaría la concentración de las operaciones de la entidad en los distritos más populosos y la proporción de su cartera de alto riesgo. De acuerdo con la SBS, existe una probabilidad de 11,9% de que una persona con ingresos menores a S/1.000 no cumpla con su deuda.

El caso de la Edpyme GMG es muy parecido al del Banco Azteca. La entidad opera como el brazo financiero de las tiendas comerciales El Gallo más Gallo. Según la SBS, al cierre del 2019, de cada S/100 que obtuvo de margen financiero, S/66 tuvo que destinar para pagar a su personal. De los S/34 restantes debía provisionar S/71, es decir S/37 más de lo que le quedó. No obstante, la entidad terminó con una ganancia de S/4,6 millones, porque vendió parte de su cartera de créditos a otra entidad financiera, por la que recibió S/12,8 millones.

El crédito promedio de la Edpyme GMG es de S/1.581 y el 100% es otorgado sin garantías. El 93% de la cartera de la Edpyme, en la capital, está concentrada en los distritos de Ate, Carabayllo, Comas, Lurín, Puente Piedra, San Juan de Lurigancho, San Juan de Miraflores, Villa El Salvador y Villa María del Triunfo, según la SBS.

Así, de fijar el Congreso topes a las tasas de interés, la operación de varias entidades que apuestan por los segmentos de menores ingresos y en el que la demanda de crédito es mayor no sería sostenible y sus clientes se verían empujados a transar con la delincuencia, como los préstamos ‘gota a gota’ y todos aquellos que detrás está la delincuencia y la extorción.

DATOS

Préstamos de hasta S/5.000

Las entidades que atienden a la población que demandan créditos, en promedio, de hasta S/5.000, y cuyas tasas de interés superan el promedio concentran su cartera en los distritos de la periferia de Lima.

Deudas mayores a S/10.000

Entidades como los cuatros bancos grandes concentran su cartera en estas deudas de consumo. Esto hace que tengan una mayor participación en los distritos de altos ingresos.

#NoPrestesTuVida

En el 2018, el Ministerio del Interior lanzó la campaña “No prestes tu vida”, para evitar que la población sea víctima de los préstamos ‘gota a gota’. Según la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri),estos prestamistas andan fuertemente armados y tienen presencia en al menos 97 ciudades del país.

1.001%

Es la tasa de interés a la que acceden las personas en el sector rural. Esto, según un estudio de Carolina Trivelli y Hildegardi Venero sobre prestamistas informales en el sector rural.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

La ONU celebra sus 75 años en medio de la pandemia por COVID-19 21/09/2020