dia 1
dia 1
Juan Carlos Odar Zagaceta

Miremos 15 años atrás.
-era el tercer destino de las peruanas y el tercer consumidor de petróleo del mundo. Pero las preocupaciones sobre su economía ya eran relevantes: el primer trimestre de 2004 había crecido 10% y se estimaba que en el segundo crecería solo 8%, con un promedio de 8,5% en el año. Mientras tanto, en , Alan Greenspan era ratificado por cuatro años más en la FED

- La Internet inalámbrica era una novedad en el Perú, así como en el mundo lo eran los televisores OLED (Organic Light-Emitting Diode), que en calidad de prototipo eran presentados por la Corporación Seiko Epson. 





- La competencia en el mercado de la cerveza se intensificaba (con un consumo per-cápita de 22,4 litros al año había un potencial importante frente a otros países de la región), los primeros alcopops llegaban al Perú, Omnilife tenía la intención de comprar a la U y hasta se anunciaba como posibilidad el lanzamiento de la U Cola.

- El Tratado de Libre Comercio con EE.UU. se estaba negociando. Por el contrario, llegaban a su fin las entidades de supervisión de importaciones y el régimen de la Ley 20530, conocida como cédula viva.

- El éxito de Megaplaza era analizado en The Economist.

- Se establecía que las empresas ya no presentaran sus estados financieros ajustados por inflación.

Todo lo anterior ha sido extraído de la primera edición de Día1, del 24 de mayo del 2004. Pero ¿cuál fue la razón que dio origen hace 15 años a este suplemento? Nada mejor que ver qué decía al respecto David Rivera, editor en aquella época, en su columna “Periodismo Económico”:

“Si los políticos dejaran de lado por un momento su obsesión por los ‘efectos perversos del neoliberalismo, la globalización y las transnacionales’, y le prestaran mayor atención a estas historias de éxito [nota: de los empresarios locales] y a lo que deberían hacer para multiplicarlas, posiblemente sus decisiones y el futuro del país serían distintos.

Mientras ese milagro ocurre, este suplemento pretende recoger y contar esas historias que suceden día a día, y también brindar información que sirva para fomentar la iniciativa empresarial individual y privada. Finalmente, de ella, de su imaginación y de su persistencia, depende el desarrollo del Perú y de sus instituciones”.

En ella, publicamos también un artículo de Alberto Pascó-Font, que sigue colaborando en la edición diaria de nuestra sección. Lo siguiente es un extracto de su artículo “Infraestructura y competitividad”:

“Lima cuenta con una posición privilegiada como punto de distribución logística en la costa del Pacífico y, además, es una de las pocas ciudades que combinan la presencia de un aeropuerto y de un puerto en un espacio geográfico muy cercano. En ese sentido, lo que es hoy la zona deprimida de la Av. Argentina, fácilmente podría convertirse en una zona libre donde se ensamblen o manufacturen productos que luego puedan ser destinados a los mercados externos, especialmente regionales. Así, distribuidores de productos electrónicos del Asia podrían traer sus pedidos en barco hasta el Callao y de allí enviarlos a Arica, Santiago, Quito, La Paz, Guayaquil, Asunción, etc. Sin embargo, para ello se requiere de una sólida infraestructura, entendida en el sentido más amplio de la palabra (telecomunicaciones, energía e infraestructura de transporte)”. 

Aunque vemos con optimismo los siguientes 15 años, y muchas cosas han cambiado, ambos artículos nos recuerdan que todavía falta bastante por hacer.

P.D.: Ese año China creció 10,1% y el consumo actual de cerveza más que duplica el del 2004.