"En el segundo trimestre del año, el desempleo en la capital registró récords históricos". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"En el segundo trimestre del año, el desempleo en la capital registró récords históricos". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Alek Brcic Bello

Editor de Economía y Día1

abrcic@comercio.com.pe

Entre cambios en el Gabinete y aviones comerciales volando en cielos peruanos, la semana pasada el INEI publicó el informe técnico sobre la situación del mercado laboral en Lima Metropolitana para el trimestre abril-mayo-junio del 2020 (un reporte que se actualiza cada mes desde hace lustros). Se trata de un estudio que muestra cómo le fue al en la capital durante los tres meses pasados. Esta vez, cubre 91 días en los que la ciudad estuvo en cuarentena y con la prácticamente paralizada.

En un contexto como este, a nadie debería sorprender que las cifras hayan sido un desastre. A fin de cuentas, a estas alturas de la pandemia todos tienen a algún conocido, amigo o familiar que se ha quedado sin trabajo (si es que no lo ha perdido uno mismo). Así, el INEI reporta que el en la capital se redujo en 55,1% durante el segundo trimestre del año (esto es, 2′699.100 personas que dejaron de estar empleadas, en comparación al mismo periodo del 2019).

MIRA: Empleo: Políticas laborales deberán beneficiar a la microempresa para recuperar puestos de trabajo

¿Pero qué significa realmente esa cifra? Antes que nada, hay que entender que no todos esos cientos de miles de personas han pasado a engrosar la tasa de desempleo.

Al igual que en todo el mundo, el INEI separa a la población en edad de trabajar en dos grandes grupos. Uno lo compone la población económicamente activa y el otro, la inactiva. El primero de estos grupos, a su vez, se divide en dos subgrupos: los que se encuentran trabajando (PEA ocupada) y los que actualmente no tienen empleo, pero están buscando uno de manera activa (PEA no ocupada).

El segundo grupo, en cambio, incluye a las personas que no participan en estos momentos del mercado laboral. Es decir, aquellas que no realizan actividad económica alguna ni están buscando un empleo en estos momentos (por ejemplo, estudiantes mayores de 14 años que no trabajan ni buscan hacerlo).

Es precisamente en este segundo grupo donde se encuentra al grueso de personas que hasta hace unos meses estaba empleada. Si se compara el primer y segundo trimestre de este año, la población económicamente inactiva se duplicó. Entre enero y marzo, solo el 33,6% de las personas en edad de trabajar se encontraba en el grupo de inactivos, pero en el reporte de la semana pasada, este porcentaje creció a 66,8%.

¿Y quiénes son estas personas? Entre los nuevos integrantes al grupo de inactivos se encuentran, por ejemplo, miles de trabajadores temporalmente suspendidos de las 30.000 empresas que han aplicado a la suspensión perfecta de labores, independientes que durante la pandemia no pudieron operar o trabajadores de microempresas cerradas por las medidas de aislamiento social obligatorio. No es casualidad que entre los sectores con la caída más fuerte del empleo se encuentren manufactura (-64,2%), servicios (-53,3%) y comercio (-47,7%).

Ahora bien, eso no significa que la tasa de desempleo esté igual que siempre. Nada de eso. En el segundo trimestre del año, el desempleo en la capital registró récords históricos (16,3%, casi 10 puntos porcentuales por encima de lo que se observaba un año atrás). Definitivamente han sido miles las personas que hasta el momento han perdido el trabajo por la pandemia y ese es un problema grave.

No hay duda de que el mercado laboral limeño tendrá grandes retos como consecuencia de las medidas de prevención contra el coronavirus. Junto a los empleos perdidos, se espera también que más personas terminen subempleadas (grupo que creció 3,9% en junio) y que la informalidad aumente considerablemente (algunos especialistas estiman que alcanzaría el 80%). Con todo esto, quienes tendrán bastante trabajo en los próximos meses serán los miembros del nuevo Consejo de Ministros, para prevenir que estos problemas no sean más graves de lo que podrían ser.

TE PUEDE INTERESAR