Estudio de RTM señala que se ha avanzado en la digitalización, pero sigue siendo insuficiente.
Estudio de RTM señala que se ha avanzado en la digitalización, pero sigue siendo insuficiente.
Marcela Mendoza Riofrío

Periodista

marcela.mendoza@comercio.com.pe

El empresariado peruano ya no le quedan dudas sobre la necesidad de adentrarse en una transformación digital que les permita convertirse en Industrias 4.0. El 93% de ellos, según el último estudio realizado por Real Time Management (RTM) y el PAD de la Universidad de Piura, la considera muy importante para sus negocios.

Sin embargo, en términos de avances en la adopción, solo el 2% de empresas locales está en un nivel maduro. Un 41% está en pleno proceso, 31% ha iniciado los primeros pilotos y queda un 25% que todavía no arranca.

Aunque se ve un positivo avance de cinco puntos porcentuales en adopción, frente a los resultados del 2018, la cifra es aún insuficiente, pues nos mantenemos rezagados frente a nuestros pares de América Latina y el resto del mundo, acota Hugo Alegre, director de RTM.

“Creo que aún no se toma el toro por las astas. La alta dirección está convencida, pero, o no saben bien cómo lograrlo, o no se tiene el tiempo, estrategias y recursos adecuados para salir de una implementación básica que corre el riesgo de quedarse en algo puramente cosmético”, comenta.

El estudio muestra que en el área comercial de las empresas se han dado avances importantes, pero muchas industrias de consumo masivo se mantienen con niveles básicos de automatización. Además, no se concibe de manera integral la digitalización real de los procesos productivos y aún no se saca provecho a tecnologías como la inteligencia artificial.

Las empresas dedicadas a la minería, petróleo, energía y gas han mostrado este año un avance sustancial en uso del ‘cloud’ (nube) y la robótica, incluyendo pilotos de vehículos autónomos para llevar el mineral de la zona de extracción a la de procesamiento.

No obstante ello, se mantiene junto al agro con los mayores volúmenes de empresas que no han iniciado los cambios.

Los encuestados estiman que se requieren más de tres años para llegar a una etapa de madurez. La mayoría (70%) tiene menos de dos años en el proceso y deberían arrancar ahora si quieren llegar al bicentenario (2021) bien encaminadas, indica Alegre.

Lo preocupante es que solo un 28% está satisfecho con lo logrado hasta ahora. Lo recomendable, dice el experto, será “dejar de hacer solo puchitos” y consolidar los esfuerzos con un plan estratégico e integral.