Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

Un comunicado del , el último viernes, se convirtió en ‘trending topic’ en las redes sociales.

El banco anunció la aplicación de una comisión del 3% para todas las transacciones cuyos cobros se procesan en el extranjero, como los consumos de , , , , , entre otros. Este cargo podría incrementarse si el pago se realiza con una tarjeta de débito perteneciente a una cuenta en moneda local.

El justificó este cargo por “los mayores costos que genera el procesamiento de pagos en el exterior”. Pues al emplear pasarelas de cobro internacionales las compensaciones son más costosas.

El sistema de pagos del Perú es uno de los más retrasados en Latinoamérica y los bancos son parte del problema (Foto:GEC)
El sistema de pagos del Perú es uno de los más retrasados en Latinoamérica y los bancos son parte del problema (Foto:GEC)

Sin embargo, pagos a plataformas como , que se procesan en el exterior, reciben el mismo tratamiento que una operación local cuando se realizan con las tarjetas Visa.

Niubiz, la otrora VisaNet y procesador de pagos de la marca global en el Perú, nacionaliza las transacciones internacionales por medio de su solución Gateway, con lo cual, factura estas operaciones como domésticas.

Hoy día contamos con Gateway, que está conectado a más de 10 o 15 facilitadores de pago globales, que nacionalizan transacciones tan relevantes como y algunos operadores globales como líneas aéreas, etc. Esto contribuye a la lucha contra el efectivo”, remarca a Día1 Rafael Gastañeta, gerente de marketing y business intelligence de Niubiz.

BBVA y Scotiabank declinaron a pronunciarse sobre el cobro, mientras que Interbank aseguró que aplicar dicha comisión no está entre sus planes.

“[…] Visa lo entendió y nos está cobrando las transacciones internacionales como domésticas”, afirma a este suplemento un ejecutivo de un importante banco local, que prefirió el anonimato. Según la fuente, plataformas como y pagan a la banca local por el servicio de cobro, en promedio, el 2% de las operaciones.

De ahí que no justificaría la aplicación de cargos a los consumidores.

El sistema de pagos electrónicos en el Perú siempre ha sido muy sensible a las comisiones.

De acuerdo con un estudio del Indecopi, por cada transacción con tarjetas de crédito o débito, el 80% de las comisiones que los comercios pagan a las empresas afiliadoras de tarjetas es para los bancos y no está afecto al Impuesto General a las Ventas (IGV).

“[...] Por ejemplo, VisaNet como adquierente [afiliador de comercios] establece una comisión al comercio de 2,99% para las ventas pagadas con tarjetas de débito y de 3,99% para las ventas pagadas con tarjetas de crédito. De esta comisión, el 80% serviría par el pago de comisión al banco emisor de la tarjeta y no está afecto al IGV, quedando solo a VisaNet el 20% restante que sí está afecto al IGV", indica el documento de la autoridad de la competencia.

El Banco Central de Reserva () y el han afirmado que las comisiones que pagan los comercios en el Perú son “elevadas” en comparación con nuestros pares. Este problema obedece a varias razones como: el modelo de adquirencia única, que operaba hasta el año pasado. VisaNet era el único afiliador de comercios de Visa y Procesos de Medios de Pago era el único afiliador de comercios de Mastercard.

Esta situación, según el Indecopi, implicaba que los comercios tengan que aceptar las condiciones y comisiones determinadas por cada afiliador de tarjetas, teniendo un menor poder de negociación respecto a una situación en la que exista más de un afiliador para una misma marca, donde estas empresas se verían obligadas a competir y a bajar sus precios y mejorar sus condiciones. No obstante, se espera que esta situación se revierta con la aceptación multimarca de los terminales de pago.

Otro factor que explicaba las elevadas comisiones, según Indecopi y el BCR, es la integración vertical que existe en el mercado de medios de pagos electrónicos. Los afiliadores de pago son de propiedad de los bancos emisores de tarjetas.

Según el estudio de Indecopi, elaborado en el 2018. Niubiz (antes VisaNet) es de propiedad de BCP, Interbank, BBVA, Scotiabank y Visa Internacional. En tanto, Procesos de Medios de Pago (hoy Izipay) es de Interbank y Scotiabank. También, Expressnet, que afilia los comercios para la aceptación de las tarjetas de American Express, es de propiedad de Interbank. Además, el afiliador de las tarjetas Dinners es el Banco Pichincha.

A esta integración vertical se suma que existe una alta concentración en los emisores de tarjetas. De acuerdo con la SBS, en el sistema financiero privado, los cuatro grupos financieros: Credicorp, BBVA, Intercorp y Scotiabank concentran el 79% de la emisión de tarjetas de débito y el 64% de las tarjetas de crédito.

Así, esta situación junto a otros problemas estructurales explican, en gran parte, la poca velocidad que ha tenido el avance contra el efectivo.

"Hasta el 2019 en el Perú, no existía aún adquirencia multimarca, no existía una competencia real y era necesaria la duplicidad de terminales. Ante esa realidad, la penetración de POS en los comercios no creció a los ritmos de otros países de la región y al no haber terminales en todos los comercios, los usuarios se veían obligados a sacar efectivo para pagar, explicó a Día1, Gianfranco Polastri, CEO de para Perú y Bolivia.

“Las ganancias contra el efectivo ha sido bastante estable en el Perú. No ha habido crecimiento en la aceptación de pagos electrónicos”, resalta Arturo Planell, CEO de en el país.

“El sistema de pagos del Perú es uno de los más retrasados en Latinoamérica y los bancos son parte del problema”, subraya Juan , especialista en medios de pago.

El Indecopi ha considerado conveniente la realización de un estudio de mercado que permita evaluar las condiciones de competencia en los mercados vinculados a los sistemas de pagos e identificar factores que limitan la competencia, así como realizar recomendaciones. El estudio se presentaría en este año.

FUTURO PROMETEDOR

, , e anunciaron que desde el 6 enero comenzaban a desplegar, paulatinamente, la aceptación multimarca en los comercios. Esto implica que Niubiz e Izipay competiran por afiliar a los comercios tanto las tarjetas Visa como Mastercard. Ello implica que los comercios ya no tendrán que pagar dos dispositivos para poder aceptar ambas tarjetas y que, en teoría, las comisiones bajarían.

Polastri sostiene que con la aceptación multimarca, los comercios afiliados a sus tarjetas superarían los 500 mil en este año. Además, ayudaría reducir en casi 10 puntos porcentuales la participación del retiro de efectivo en las tarjetas de débito, en los próximos tres años.

Para Planell, la transición ayudará a mejorar la eficiencia operativa de los comercios, no solo porque sus costos disminuirán, sino, porque la competencia entre las empresas afiliadoras se traducirá en mejores condiciones y servicios.

De acuerdo con el ejecutivo, la apertura del mercado permitirá el ingreso de nuevos afiliadores al sistema.

Gastañeta precisa que Niubiz espera incorporar al menos un millón de comercios en tres años. A decir del ejecutivo, la empresa también apuntará a otras tecnologías que impulsen los pagos electrónicos.

Por otro lado, la compensación cuenta a cuenta entre las entidades financieras forma parte del sistema de pagos y ahí hay varios retos.

Las billeteras y nacieron en respuesta a las deficiencias de la Cámara de Compensación Electrónica –de propiedad de los bancos–, por las limitaciones de horarios y el uso de códigos extensos.

No obstante, los ecosistemas como y corren el riesgo de no funcionar al cerrarse a solo unas cuantas instituciones. Por lo tanto, el reto, según Maldonado es que todas las billeteras que existan permitan la interacción entre todas las instituciones financieras.

Así, la banca requiere modificar algunas estrategias para avanzar en la carrera contra el efectivo. También, es deber de los reguladores como la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) verificar si las comisiones impuestas por las entidades financieras son justificadas.