Ambas eléctricas estiman que este proyecto podría llegar al sur antes que el gasoducto sur peruano.
Ambas eléctricas estiman que este proyecto podría llegar al sur antes que el gasoducto sur peruano.
Juan  Saldarriaga

Redactor de Dia1 y de Economía y Negocios

juan.saldarriaga@comercio.com.pe

y , las dos generadoras eléctricas más grandes del país, suscribieron en la ciudad boliviana de Tarija un memorándum de entendimiento (MDE) no vinculante con el gobierno de para comprar boliviano a precio competitivo.

El acuerdo posibilitará que ambas empresas generen energía a gas en sus centrales duales de Mollendo (Kallpa) e Ilo (Engie), las cuales funcionan como reserva fría, debido a la demora en el arribo del

► 
► 
► 

Mientras que por el lado boliviano, dará pie a que la estatal petrolera realice los estudios técnicos para tender un ducto entre La Paz e Ilo, que permita exportar gas altiplánico hacia Asia.

EL ACUERDO
A ese efecto, ambas partes se han comprometido a conformar equipos técnicos para evaluar el proyecto y determinar la “demanda, precios y volúmenes de gas natural” que requerirá el nodo del sur.

“El presente MDE estará vigente a partir de la fecha de su suscripción y tendrá una duración de dos años”, señala el texto del acuerdo, al cual pudo acceder este Diario.

El memorándum fue suscrito a las 11 a.m. de hoy por Luis Alberto Sánchez Fernández, ministro de hidrocarburos de , y los representantes de las eléctricas peruanas: Carlos Fosatti, director Comercial de Kallpa; y Vincent Vanderstockt, vicepresidente de desarrollo de Engie.

“Actualmente el sur peruano está alimentado por líneas de transmisión y energía RER (solar y eólica), pero esas soluciones no son definitivas. Y por el crecimiento de la demanda de la minería, estamos viendo que la solución es llevar el gas de Bolivia para alimentar las centrales térmicas del sur”, declaró Fossati.

ALZA EN TARIFAS DE LUZ
Llevar el gas natural al nodo energético del sur es un asunto urgente para el país.

Según cálculos del Coes, la generación de energía eficiente - limpia y barata - alcanzará su techo en 2021 o 2022, fecha a partir de la cual deberemos echar mano de las reservas frías (a diésel) para evitar el desabastecimiento.

La más importante es el nodo energético del sur, que suma 2.000 MW de energía cara y contaminante.

Actualmente, el nodo solo opera en casos de necesidad, pero a partir del 2022 lo haría de forma continua, lo que generará un aumento en los costos de generación y las tarifas de luz.

DEMORA EN EL GASODUCTO AL SUR
Ante ello, Engie y Kallpa han vuelto la mirada al gobierno de Evo Morales, que ha hecho pública su intención de construir un gasoducto entre La Paz e Ilo (Moquegua), proyecto que sería complementado con la instalación de una planta de Gas Natural Licuado (GNL).

Ambas eléctricas estiman que este proyecto podría llegar al sur antes que el gasoducto sur peruano.

Como se sabe, el gobierno peruano estima que esta obra de infraestructura estará lista no antes del 2025. Una demora que los operadores del nodo energético consideran insostenible.