Este año el consumo no crecerá. Desde julio del año pasado, se frenó la recuperación del sector, según la consultora Kantar. (Foto: USI)
Este año el consumo no crecerá. Desde julio del año pasado, se frenó la recuperación del sector, según la consultora Kantar. (Foto: USI)
Claudia Inga Martínez

Desde julio del año pasado, el interrumpió su curva de recuperación. El crecimiento del empleo informal (mientras el formal no) y la baja inversión pública, aunadas al efecto de medidas sectoriales como la entrada en vigencia de los octógonos en los productos de consumo masivo y el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) a las bebidas azucaradas llevaron a que la última recta del año fuera hacia la baja. Al cierre del 2019, el consumo creció apenas 0,3% en volumen y 0,5% en valor. Una tendencia que se ha mantenido en los primeros meses de este 2020, de acuerdo a la consultora Kantar, división Worldpanel.

Francisco Luna, country manager de la consultora, es enfático: el consumo no crecerá este año. Es más, se estima que haya un leve decrecimiento de 0,3%. La búsqueda de productos económicos, la estimación de una inversión privada quieta y la expansión del empleo informal generan aún cautela en el consumidor. No obstante, el ejecutivo confía que a partir del segundo semestre se verá una ligera mejora y que el 2021 ya se observaría una recuperación.

EFECTO CORONAVIRUS

¿El coronavirus influirá en esta nula expansión del consumo? Luna explica que la llegada del COVID- 19 podría impactar de alguna manera pero que como efecto directo se verá una redistribución en el consumo. “El consumidor peruano va a comprar más productos como lejía, cloro, jabones, alimentos para cocinar en casa”, sostiene.

De acuerdo a un informe realizando por la sede de Kantar en China- país donde apareció el virus, en la ciudad de Wuhan- se determinó que 8 de cada 10 hogares chinos han reducido gasto en entretenimiento y turismo, debido a la imposibilidad de salir de casa o de sus ciudades (según sea el caso).

“El 75% de los chinos dijo que canceló las compras en estas categorías. Bebidas alcohólicas se contrajo 57%, cosméticos 56% y ropa cayó 67%. En contraste, el gasto en alimentos y bebidas creció en un 40% de los hogares, los productos de limpieza en un 48% y los seguros de salud en un 38%”, detalla el ejecutivo. En el mercado chino la contracción en las ventas de supermercados ha sido muy fuerte, ventas que ha capitalizado el comercio electrónico.

Ante el Coronavirus, los ciudadanos de distintos países, sobre todo en China, están optando por comprar más alimentos y productos para preparar en casa.
Ante el Coronavirus, los ciudadanos de distintos países, sobre todo en China, están optando por comprar más alimentos y productos para preparar en casa.

Pese a que existen diferencias entre los consumidores chinos y peruanos, la consultora estima que en nuestro país habrá un comportamiento de consumo muy similar en caso la enfermedad se expanda, como lamentablemente se prevé que suceda.

En el Perú, la canasta de alimentos (que suele crecer a un ritmo muy acotado) crecerá mucho más porque la gente preferirá quedarse en casa antes de ir a restaurantes o lugares de mucha afluencia de personas. El gasto en entretenimiento y en cosmética se vería golpeado.

OCTÓGONOS

La entrada en vigencia del nuevo etiquetado, que consiste en la aparición de sellos (octógonos) de advertencia en los productos que superaban los estándares recomendados en azúcar, grasas saturadas, sodio o con grasas trans, también ha tenido sus efectos en el consumo durante el 2019. Hacia el final del año pasado, según la consultora, la venta de productos con octógonos se contrajo en 11% . Los productos finales (ver foto) como galletas, embutidos, gaseosas, helados, entre otros, fueron los más afectados. Sobre todo las galletas.

Por el lado de los llamados complementos (ver foto) como mayonesa, modificadores de leche, sillao o mantequillas, las que más sufrieron fueron los modificadores de leche. No obstante, fueron menos castigadas que los productos finales. Luna explica que esto se debe a que el consumidor considera que son productos que se pueden dosificar.

Lo que sí acota como conclusión es que el consumidor ha castigado a galletas y modificadores de leche con mayor severidad al ser productos que son dirigidos, sobre todo, a los niños.

“Hay categorías que han perdido varios puntos porcentuales en este camino, como mayonesas que se contrajo 3,1%. Cada punto porcentual son 50 mil hogares”, precisa.

¿Este 2020 se mantendrá esa tendencia en los productos con sellos? El especialista afirma que sí, pero que todavía hace falta evaluar cuál será el impacto en las bodegas. Recordemos que a partir de mitad de año la medida se volverá obligatoria también para el canal tradicional (bodegas y mercados).