Luego de un trimestre en coma inducido, nuestro aparato productivo tratará de ajustarse a la nueva normalidad tanto por el lado de la oferta como el de la demanda agregada. En esta misma línea, nuestro sistema financiero, sector clave en cualquier economía, estaría librando probablemente la batalla más dura de las últimas décadas. (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa).
Luego de un trimestre en coma inducido, nuestro aparato productivo tratará de ajustarse a la nueva normalidad tanto por el lado de la oferta como el de la demanda agregada. En esta misma línea, nuestro sistema financiero, sector clave en cualquier economía, estaría librando probablemente la batalla más dura de las últimas décadas. (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa).
Enrique Castellanos

Profesor de la Facultad de Economía en la U. del Pacífico