El BCR indicó que los candidatos presidenciales no representan un riesgo para la economía peruana (Foto: Andina)
El BCR indicó que los candidatos presidenciales no representan un riesgo para la economía peruana (Foto: Andina)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

“Hay un proverbio africano que [...] dice que cuando dos elefantes se pelean, el césped es el que sufre. Eso pasa con las tensiones comerciales e incluso con enfrentamientos internos”, sostiene , presidente del Banco Central de Reserva (BCR).

A decir de la máxima autoridad del , las empresas a lo que más temen es a la incertidumbre. Es decir, el no saber qué pasará afecta más que tener varios escenarios de lo que pueda pasar.

En ese sentido, para los principales bufetes de abogados, expertos en fusiones y adquisiciones, hay razones para esperar que estas operaciones se vean afectadas.

Mauricio Olaya, socio principal del Estudio Muñiz, señala que algunos procesos que estaban por iniciarse o en etapa incipiente, los asesores se vienen preguntado si es mejor diferirlos hasta que la incertidumbre se despeje para atraer más interesados y mejores propuestas.

En la misma línea, Rafael Alcázar, socio de Rebaza, Alcázar & De Las Casas Abogados, comenta que la coyuntura política que vivimos va a traer sus propios efectos. Alcázar sostiene que observa una suerte de desaceleración de las inversiones.

“Los inversionistas tanto nacionales como extranjeros están más renuentes a tomar decisiones en un contexto político como este”, precisa el especialista.

La agencia calificadora de riesgos Moody’s prevé que las condiciones de inestabilidad política deterioren la confianza empresarial y haga que la inversión privada se estanque en lugar de contribuir con el crecimiento del PBI. A su vez, que se vea afectada la capacidad de la inversión pública.

“La variable que estamos viendo afectada es la inversión privada. Esta no se va a recuperar en los últimos meses del año como lo habíamos proyectado anteriormente. Además, la crisis política distrae y resta un adecuado funcionamiento del Estado”, afirmó a El Comercio Jaime Reusche, vicepresidente del grupo soberano de Moody’s, desde su oficina en Nueva York.

Para Alejandro Falla, socio del Estudio Bullard Falla Ezcurra +, las inversiones que tengan que pasar por algún tipo de aprobación del Estado son los que sufrirían más. A decir del experto: “en este clima, ningún funcionario querrá firmar una adenda necesaria para sacar adelante una inversión”.

SEÑALES CLAVES

Así, dada la crisis política, los expertos indican que serán claves las señales que pueda dar el nuevo gabinete del Ejecutivo sobre todo la ministra de economía, María Antonieta Alva.

A decir de Olaya, “está por verse” si los nuevos ministros podrían cambiar el panorama de la confianza de los empresarios. De acuerdo con el especialista, existe una preocupación del empresariado por la posición ideológica de las personas que influyen en el Ejecutivo y el impacto que puede tener esta ideología en la economía.

“En base a conversaciones múltiples [con empresarios] los veo muy preocupados. Temen ideas de izquierda de Vizcarra, temen a la Asamblea Constituyente, tienden a ver fantasmas donde no los hay, porque en el fondo no confían en quienes llevan el gobierno. La clave es que la ministra dé señales correctas”, manifestó el economista de una importante consultora que prefirió el anonimato.

PROYECTOS QUE CONTINÚAN

Sin embargo, no todos los proyectos de inversión se verían afectados con la crisis política.

De acuerdo con Velarde, mientras que el consumo se mantenga dinámico, la inversión básica –llamada así por Velarde a la distinta a los megaproyectos– va a seguir. No obstante, prosigue Velarde, lo que el BCR dice es que no crecería tan fuerte.

A decir del economista, “en ningún país la inversión se derrumba para caer en 20%, sino simplemente el crecimiento es menor”. Según Velarde, las empresas que todavía vean aumentar su demanda continuarán con sus planes de inversión.

Todos los entrevistados concluyen que la estabilidad económica del país y las instituciones de las que proceden las políticas económicas son resistentes a la crisis política.

En ese sentido, tanto para las agencias Moody’s como Fitch, el grado de inversión del Perú no está en juego. Para Kelli Bissett-Tom, director offers de Fitch, los pilares de estabilidad macroeconómica del Perú se mantendrán intactos ante la crisis política.


CAPITALES DE LARGO PLAZO

Al cierre del viernes, el se mantuvo estable respecto a la semana previa. La divisa cerró en S/3,38 similar a la semana anterior (S/3,383). Además, hubo una mayor demanda por bonos peruanos tanto en soles como en dólares, que ocasionó una subida en el precio de estos títulos.

Pedro Cornejo, socio de Decisión Capital, precisó que durante la semana pasada el precio de los bonos globales (en dólares) subieron alrededor del 0,7%. En tanto, los bonos en soles a 10 años subieron en 1,05%, reflejando una caída en las tasas de interés de 4,17% a 4,03%.

De acuerdo con Cornejo, los inversionistas confían en que el Perú mantendrá su disciplina fiscal y tiene las herramientas adecuadas para generar crecimiento.

En la misma línea, la semana anterior a la disolución del Congreso, el presidente de la autoridad monetaria, Julio Velarde, manifestó que los capitales extranjeros de largo plazo que conocen muy bien al Perú tienden a quedarse, a pesar de coyunturas como la política.

“Esos capitales [de largo plazo] tienden a quedarse. Conocen bien el país, quieren incluso el riesgo moneda, es decir, quieren estar expuestos al sol. Ellos son fondos de pensiones, etc. Mientras que no vean algo grave se van a quedar acá”, dijo Velarde.

La máxima autoridad del BCR reveló haber tenido conversaciones con los representantes de uno de los gestores de fondos de pensiones más importantes del mundo, que le comentaron no tener miedo sobre la crisis política del país.

Para Kelli Bissett-Tom, director offers de la agencia Fitch, la inversión minera en grandes proyectos de cobre en curso continuará acelerándose. En tanto que si la crisis institucional se resuelve rápidamente, el crecimiento de la economía peruana podría recuperarse.

De acuerdo con el BCR, la inversión privada crecería en 4,5% el próximo año, debido a que hay algunos proyectos que ya cuentan con el financiamiento respectivo para desarrollarse. Entre ellos, mencionó la línea 2 del metro, la ampliación del aeropuerto internacional Jorge Chávez, entre otros.

Velarde destacó que hay proyectos en marcha que continuarán como Quellaveco, Mina Justa, Quecher Main de Yanacocha, Corani de Bear Creek Mining, en que se prevé una inversión de US$320 millones y el proyecto de relaves de Minsur. Asimismo, Velarde describió los proyectos en el sector hidrocarburos como la masificación del gas por parte del Consorcio Promigas Surtigas, con una inversión pendiente de US$240 millones y otros en el sector industrial.

Para Alejandro Falla, socio del Estudio Bullard Falla Ezcurra +, la crisis política no afectará a las inversiones con costos hundidos, difícil de mudar.