El impacto negativo del estado de emergencia, a raíz del Covid-19, en la venta de departamentos se sentirá, pero la recuperación se evidenciará en el corto plazo (Ilustración: Giovanni Tazza)
El impacto negativo del estado de emergencia, a raíz del Covid-19, en la venta de departamentos se sentirá, pero la recuperación se evidenciará en el corto plazo (Ilustración: Giovanni Tazza)
Elida Vega

Con las casetas de ventas –el principal punto de contacto entre las inmobiliarias y sus clientes– cerradas, a raíz del estado de emergencia que se acata en el país para detener la expansión del Covid-19, resulta válido pensar en el impacto que dicha medida tendría sobre el sector inmobiliario.

Aunque las propias empresas inmobiliarias han reconocido a este suplemento que durante los primeros días de la medida dictaminada por el gobierno, han reforzado la comunicación (telefónica y ‘online’) con sus futuros clientes, también han coincidido en reconocer que sí habrá un efecto negativo en las ventas de las unidades que tienen en oferta.

>

>

>

EFECTO INMEDIATO

Para empezar, la Feria ExpoUrbania 2020, que debía realizarse del 12 al 15 de marzo fue cancelada por sus propios promotores al finalizar el primer día del evento, mientras que la Feria Nexo –programada para la segunda semana de abril– fue reprogramada para el mes de julio.

En ambos casos, el Covid-19 fue la razón que se impuso, pero la situación va más allá de la cancelación, sobre todo por la importancia que tiene la realización de este tipo de ferias en las ventas.

Debido  a que las casetas de ventas -el principal punto de contacto entre inmobiliarias y clientes- están cerradas, habrá menos colocaciones este mes.
Debido a que las casetas de ventas -el principal punto de contacto entre inmobiliarias y clientes- están cerradas, habrá menos colocaciones este mes.

Según detalla Fernando Velarde, gerente general de VeMas, en una feria son varias las empresas inmobiliarias que logran finiquitar separaciones, pero tomando en cuenta que las dos primeras ferias programadas para este año no se concretaron, su contribución en la contabilidad total de las ventas será nula.

“Entre las inmobiliarias más grandes las separaciones oscilan entre 10 y 15, mientras que entre las empresas más pequeñas el promedio está entre 5 y 8, y eso ya no lo van a tener. Definitivamente [esta situación] va a afectar las proyecciones. Además, gran parte de las ventas se dan a través de las casetas de ventas y nadie puede ir por ahora”, afirma.

MENORES VENTAS

Para paliar esa situación, Ricardo Arbulú, vicepresidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias (ASEI), asegura que la reprogramación de la Feria Nexo se suplirá con la feria ‘online’ “3 días de Locura Inmobiliaria”, que ahora se realizará la última semana de abril y ya no en julio, como estaba previsto antes.

Aun así, el también gerente general de Ciudaris considera que el impacto de los 15 días de paralización sí impactará en las proyecciones de ventas de departamentos para este año.

“Si bien, va a haber un menor crecimiento del sector inmobiliario, [las ventas] se pueden resentir un par de puntos por esta quincena, pero se van a recuperar paulatinamente entre abril y mayo, por eso confiamos en que se pueda mantener el dinamismo del sector inmobiliario de los últimos años porque estamos hablando de una quincena de las 24 que tiene un año”, añade.

Al respecto, Fernando Velarde estima que el impacto se traduciría en un incremento 20% menor al estimado por su consultora a inicios de año. “Esperábamos un crecimiento de alrededor de 17%, pero con el estado de emergencia y otros factores va a ser menor, pero igual creceríamos dos dígitos, alrededor de 10% y 12%”, asegura.

RECUPERACIÓN

Frente a esas estimaciones, Manuel Ugarte, socio del área inmobiliaria del estudio Philippi, Prietocarrizosa, Ferrero DU & Uría, considera –al igual que Velarde y Arbulú– que la recuperación va a ser rápida, siempre y cuando “se levante la declaración de emergencia en un plazo no mayor a un mes”.

Después del estado de emergencia, las empresas inmobiliarias deberán esforzarse para seguir mejorando con los canales de comunicación con sus clientes. El contacto ‘online’ es la mejor respuesta.
Después del estado de emergencia, las empresas inmobiliarias deberán esforzarse para seguir mejorando con los canales de comunicación con sus clientes. El contacto ‘online’ es la mejor respuesta.

De la misma opinión es Antonio Espinosa, gerente general de Desarrolladora, quien confía en que la medida adoptada por el gobierno sea temporal porque, de lo contrario, se necesitarían incentivos encaminados a revertir la reducción de las colocaciones, sobre todo si se trata de proyectos masivos, como los de Mivivienda.

DISTINTAS REALIDADES

Y es que en el caso de los proyectos del segmento ‘top’, la situación –como explica Xavier Barrón de Olarte, gerente general de Aurora Grupo Inmobiliario– sería distinta porque se trata de apuestas más pequeñas (entre 20 y 50 unidades), con un ticket mayor y un target distinto.

“En nuestro caso, no creo que estos 15 días nos puedan afectar porque ya tenemos proyectos con la preventa completa y la mayor parte de nuestras ventas se dan a partir de abril y por eso mantenemos la fecha de lanzamiento de nuestros próximos proyectos”, señala.

Similar es el caso de Desarrolladora que, tal como asegura Antonio Espinosa, tampoco tendría problemas con las ventas de sus proyectos en Lima top, aunque la realidad es distinta para sus apuestas en Lima moderna.

Los proyectos masivos, como los que promueve MiVivienda, verán un impacto más notorio en sus ventas. En los más chicos, de entre 20 y 50 unidades, el efecto negativo no sería tan pronunciado.
Los proyectos masivos, como los que promueve MiVivienda, verán un impacto más notorio en sus ventas. En los más chicos, de entre 20 y 50 unidades, el efecto negativo no sería tan pronunciado.

“Las ventas que tengo en Miraflores y San Isidro están caminando por un tubo y no tengo ninguna dificultad, pero los productos que salen de Lima top, como Magdalena o Chorrillos, pueden afectarse un poco más”, remarca.

Así las cosas, inmobiliarias y especialistas en el sector inmobiliario coinciden en la necesidad de que las empresas continúen reforzando los canales de comunicación con sus clientes para que vayan más allá de las casetas de ventas que, por años, se convirtieron en su principal punto de contacto.

RETRASOS Y MEDIDAS

Si bien, estos 15 días de paralización afectarán –en algunos casos– las fechas de entrega de los departamentos, también es cierto que otras inmobiliarias sí cumplirán con los plazos porque –como han afirmado– cuentan con medidas de contingencia para así hacerlo.

Sobre la posibilidad de que el estado de emergencia se extienda y su impacto negativo sea mayor, Manuel Ugarte refiere que los bancos deberían dar plazos de gracia para el pago de las cuotas de los créditos hipotecarios, como ha sucedido en Italia.