El impacto de la pandemia ha alcanzado a 9 millones de estudiantes de educación superior. (Foto: David Vexelman/ GEC)
El impacto de la pandemia ha alcanzado a 9 millones de estudiantes de educación superior. (Foto: David Vexelman/ GEC)
Verónica Roca Rey

Líder del programa Becas BCP

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Tras la cuarentena, uno de los retos más grandes es asegurar la calidad y el . Miles de alumnos vieron interrumpidos sus estudios por falta de recursos económicos, . Las becas son una oportunidad para hacer frente a este reto.

La calidad educativa es uno de los factores relevantes que explican el crecimiento económico de un país. Hoy más que nunca debemos asegurar el acceso a educación superior, pues es a través de ella que una persona puede romper el círculo de pobreza, empezar a trabajar y generar desarrollo que irradiará a su familia, incluso su comunidad y futuros hijos.

Ante la incertidumbre generada por el Covid-19, los niveles de deserción se triplicaron y la morosidad en los pagos de pensiones se duplicó. La cuarentena ha impactado la educación de 9,9 millones de estudiantes peruanos, de los cuales el 39% cuenta con acceso a Internet.

LEA TAMBIÉN:

*

*

*

Un problema central en este contexto tiene que ver con los llamados ninis. Al 2019, según la Cámara de Comercio de Lima (CCL), nuestro país albergaba alrededor de 1 millón 364 mil 500 jóvenes (entre 15 a 29 años) que no estudiaban ni trabajaban, lo que representaba el 18,9% de la población que tienen dicho rango de edad. Si antes de la pandemia la inserción laboral de los jóvenes era complicada, el actual contexto profundizará esta condición. Se estima un retroceso de 10 años en la cobertura de educación superior. A la fecha, más de 174 mil estudiantes interrumpieron sus estudios universitarios, de acuerdo con el MINEDU, y cerca de 100 mil dejaron de estudiar en institutos.

En un contexto de seria afectación a los estudiantes y sus familias, el valor de las becas se hace más importante, destaca la ejecutiva del BCP.
En un contexto de seria afectación a los estudiantes y sus familias, el valor de las becas se hace más importante, destaca la ejecutiva del BCP.

LAS BECAS Y EL ACCESO

Recordemos que un joven con recursos limitados tiene 28% menos probabilidades de acceder a la universidad. Si sus padres no accedieron a estudios superiores, se reduce la probabilidad en un 16%. La economía de las familias se ha visto afectada y aquellas que están compuestas por 2 a 3 hijos entran en una disyuntiva al ver que sus ingresos no son suficientes. Las becas juegan un rol fundamental. Estos programas se pueden abarcar desde la empresa privada, el Estado o organizaciones sin fines de lucro, con el objetivo de ampliar el acceso a educación para crear una fuerza laboral mejor preparada para afrontar los retos del futuro.

Iniciativas del sector privado son relevantes en este escenario, pues son la ventana para que los jóvenes puedan acceder a las mejores universidades e institutos, a través de una beca que puede cubrir costos académicos, acompañamiento (formación de habilidades blandas, adaptación, etcétera) e inserción laboral. Así, ellos pueden ir desarrollando al máximo sus capacidades, convirtiéndose en profesionales altamente empleables. Transformando sus vidas gracias a su talento y a una beca.

TE PUEDE INTERESAR:

*

*

*

*

*

TAGS RELACIONADOS