Elida Vega

Frente a una mejor propuesta laboral, pocos dejarán pasar la oportunidad. Pero, ¿cuántos estamos dispuestos a tomarla si la oferta implica dejar el país?


Según un reciente estudio regional de DNA Human Capital, la disponibilidad de los peruanos de mediana y alta gerencia es menor en comparación a las intenciones que tienen sus pares de Chile, Argentina y Brasil.

(Archivo: El Comercio)

Si bien el 67% que hoy afirma que estaría dispuesto a dejar el país es menor al 68% del 2014, lo cierto  –como señala Fabiano Kawano, country manager de la consultora– es que los números reflejan la situación económica y política de cada lugar.

“A nivel regional, emigrar, más que un tema de las empresas es un tema del país, de la estabilidad política y económica y del fomento a la inversión, además de temas de seguridad y de calidad de vida”, señala.

TAREA PENDIENTE
Considerando las cifras que revela el estudio, Kawano refiere que en todos los países el gran reto es mantener a los talentos para asegurar el crecimiento y desarrollo de su economía.  

Pero, dado que la disposición de los ejecutivos a emigrar varía según la situación económica de cada país, “el equilibrio se da en ser lo suficientemente atractivo como empleadores para retener a nuestros talentos”. 

En el caso específico del Perú, el ejecutivo considera que la cifra representa la inquietud por asumir nuevas responsabilidades y no alguna incertidumbre política o social. Sin embargo,  el momento que vive la industria en la que se desempeña el ejecutivo sí influye en la disposición para moverse.

“En el Perú, la industria más afectada es la minería y es ahí donde están más dispuestos a buscar nuevas oportunidades en el exterior”, sentencia.

TAGS RELACIONADOS