"Estamos evaluando la adquisición de otras empresas", señala Jorge Vargas, gerente general de Conelsur.
"Estamos evaluando la adquisición de otras empresas", señala Jorge Vargas, gerente general de Conelsur.
Juan  Saldarriaga

Redactor de Dia1 y de Economía y Negocios

juan.saldarriaga@comercio.com.pe

Todos los ojos del se dirigieron el miércoles pasado a la última subasta de , organizada por Pro Inversión. El concurso atrajo a siete grupos internacionales, de los cuales seis presentaron ofertas competitivas.

Conelsur fue uno de ellos. La empresa de capitales chilenos tenía la expectativa de obtener la buena pro (que, finalmente, ganó Cobra) para dar el salto a otras regiones del país, más allá de su base de operaciones en Lima y Junín.

Ahora, mira otras opciones. Una es el proyecto de interconexión eléctrica con Ecuador, que Pro Inversión debe lanzar a fines del próximo año.

“Esto nos permitiría desarrollar proyectos en otras regiones, pues para nosotros no es un dogma limitarnos a crecer cerca de la zona donde operamos”, refiere Jorge Vargas, gerente general de Conelsur.

La chilena también mira con expectativa las restantes licitaciones que Pro Inversión tiene el propósito de lanzar en el 2020.

Para las empresas de transmisión eléctrica, las subastas estatales constituyen su vía principal de crecimiento. Pero Conelsur busca más alternativas.


NUEVOS NEGOCIOS

“Ahora estamos evaluando la adquisición de otras empresas dentro del sector transmisión. Y también estamos viendo cómo podemos incursionar en otros subsectores eléctricos”, apunta Vargas.

La empresa de energía ve posible incursionar en el negocio de distribución eléctrica, siguiendo el ejemplo de la empresa China Three Gorges (que acaba de adquirir Luz del Sur) y del Grupo Energía de Bogotá (que ha comprado Electrodunas).

Conelsur analiza la adquisición o compra de participación en empresas de distribución eléctrica (Foto: GEC)
Conelsur analiza la adquisición o compra de participación en empresas de distribución eléctrica (Foto: GEC)

Vargas apunta que la legislación peruana permite la integración vertical en electricidad, “dentro de ciertos márgenes” que hay que controlar.

En su opinión, se trata de un negocio muy atractivo, pues las empresas privadas que controlan la distribución eléctrica en Lima, Callao e Ica son las que brindan la mejor calidad de servicio a un costo muy competitivo.

“Estamos interesados en expandirnos al manejo de redes eléctricas. Es un negocio del cual estamos muy cerca”, apunta Vargas.

BRECHA DE TRANSMISIÓN

Conelsur dio a conocer la semana pasada su diagnóstico del sector transmisión en el país.

En esencia, advierte que hay una brecha de US$400 millones en proyectos de transmisión eléctrica, originada por la lentitud con la que se convocan las licitaciones (hasta tres años).

Cabe señalar que una parte de esos US$400 millones ya han sido viabilizados, gracias a la exitosa subasta de tres líneas de transmisión efectuada por Pro Inversión el miércoles pasado.

Para Vargas, la solución está en que el Coes planifique nuevas líneas de transmisión a 30 o 40 años, y no solo a 10 años, como lo viene haciendo.