Grupo Vinci quiere la Línea 3 del Metro. Buscará socios
Grupo Vinci quiere la Línea 3 del Metro. Buscará socios
Elida Vega

Aunque por ahora su foco de atención es la Línea Amarilla (, ex vía de Evitamiento), tras haber manifestado, recientemente, su intención de adquirir la concesionaria Lamsac y el sistema de peajes PEX (que manejan la línea), la multinacional de origen francés Highways ya ha mapeado algunos de los proyectos en los que podrían tentar suerte, conocedora del déficit de infraestructura que hay en el Perú. Fadi Selwan, presidente de la firma, detalla a Día1 los pasos que darán en nuestro país.

¿Qué motivó el interés por Lamsac?
Desde que fuimos accionistas de Graña y Montero –hace algún tiempo– mantuvimos una relación muy cercana con el Perú, porque algunas de nuestras subsidiarias han trabajado aquí. Ahora estamos en las negociaciones finales con la Municipalidad de Lima para hacernos cargo del proyecto Línea Amarilla de Lamsac.

Considerando que la Línea Amarilla se ha desarrollado con ciertos inconvenientes, ¿por qué Lamsac?
Porque como un grupo dedicado a la construcción y a las concesiones, Vinci está enfocado en trabajar en su rápido crecimiento y en su internacionalización. Hoy, solo un 40% de las actividades de la empresa están fuera de Francia, y ese porcentaje lo queremos elevar a 50%. Esa es una de las razones por las que estamos acá. 

Pero, al margen de sus objetivos de internacionalización como grupo, ¿el ingreso de Vinci garantizará la entrega del proyecto, prevista para el primer trimestre del 2017?
Esa fue parte principal de las negociaciones que tuvimos con Invepar [el grupo brasileño detrás de la concesionaria Lamsac]. Se discutió el desafío de cumplir con los plazos de entrega del tramo 2 de la Línea Amarilla. Presentamos nuestras soluciones y se ha determinado que podemos entregar el proyecto para el primer trimestre del 2017. 

¿Qué falta para concluir la compra de Lamsac?
Para dejar las cosas claras, en estos momentos, como Vinci, no somos dueños todavía de Lamsac. Hemos firmado un acuerdo de compra–venta que depende de que se cumplan ciertas condiciones, y si todo marcha bien, esperamos ser los propietarios de Lamsac en  noviembre.

¿Cuáles son esas condiciones?
Hay ciertos compromisos que Lamsac ha establecido con la Municipalidad de Lima y nosotros estamos aquí para ayudar a cumplirlos. Hemos presentado nuestras ideas sobre cómo llevar a cabo el proyecto de construcción, trabajando de la mano con Graña, que va a ser parte de todo esto, y Lamsac ha aceptado esas soluciones, así que una vez que Vinci asuma el proyecto, podremos cumplir los plazos establecidos.

Asumiendo que concretarán la compra, ¿cuál es su principal objetivo para los 32 años que quedan de concesión?
Un punto importante es que como Vinci Highways nosotros somos un socio privado para el interés público. La idea es dejar un proyecto bien establecido e integrado para que sea bien manejado por el usuario. Nosotros no somos un fondo de inversiones, no estamos aquí para invertir un dinero y esperar el retorno, somos un operador de carreteras y, por consiguiente, nuestro objetivo es proporcionar un buen servicio, seguro y de calidad. Esos son los factores claves para cualesquiera de los activos que operamos.

Es un proyecto de largo aliento.
Así es, 32 años es un tiempo largo para una concesión y por eso nos interesa el activo, porque nos permitirá implementar y poner en vitrina nuestra forma de operar un proyecto. Y eso también responde a nuestro interés por el Perú, que es un país estable desde el punto de vista económico y legal, porque si estás planificando trabajar en una concesión de más de 30 años, buscas que sea un lugar donde haya estabilidad. 

¿Qué otros planes tienen en nuestro país? Se lo pregunto porque viendo las líneas de negocios del grupo Vinci, muchas de ellas calzan con algunos proyectos que están por concesionarse, ¿existe especial interés por alguno de ellos?
Como tenemos una perspectiva de largo aliento en el Perú, vamos a ver nuevas posibilidades y opciones de operar más adelante pero, por ahora, nuestro primer objetivo es trabajar con Lamsac para sacar adelante la Línea Amarilla. 
Sin embargo, esperamos que nuestro segundo proyecto aquí sea el de la Vía Expresa Javier Prado – Faucett [en sociedad con Graña], que está esperando la luz verde del Estado.

¿No han analizado otro?
También estamos viendo como alternativa la Línea 3 del Metro de Lima. Sabemos que hay oportunidades, las analizaremos y trataremos de competir para ganar la buena pro de esos proyectos. Y si hay alguna oportunidad en aeropuertos, también la vamos a tomar en cuenta.

De hecho, en Chile tienen la concesión del aeropuerto de Santiago y en Colombia están en carreteras.
En Chile, efectivamente, tenemos la concesión del aeropuerto, pero también estamos enfocándonos en lo que son vías y nos presentaremos para la concesión del periférico de Santiago, en noviembre. Y, en Colombia, con nuestro socio Coconcreto, estamos en las vías 4G y también estamos buscando oportunidades para trabajar en aeropuertos.

Después del Perú, Colombia y Chile, ¿tentarán  suerte en el resto de la región?
El estar ahora en esos países nos genera oportunidades en la región, pero como una empresa dedicada a las concesiones, buscamos invertir en un país estable porque no trabajamos un solo proyecto, nosotros necesitamos un flujo de proyectos para garantizar y tener una presencia en ese país. 

Según dijo, los proyectos fuera de Francia representan un 40% y esperan que llegue a 50%, ¿ese 10% de crecimiento va a estar focalizado en América Latina?
No necesariamente porque, como mencioné, Vinci es una empresa global con presencia no solo en Latinoamérica, sino en Norteamérica, África y Asia. Y, para lograr ese 10%, cada uno de los componentes de Vinci tiene que contribuir. Solo en concesiones, Latinoamérica tiene mucho potencial. 

América Central y América del Sur representan menos del 3% de los negocios que tiene Vinci en el mundo, ¿cuán importante podría ser nuestra región?
En realidad, depende de lo que cada brazo de Vinci haga. Cuando hablo de llegar a un alcance del 50% de nuestros proyectos a nivel global, hablo de que cada miembro del grupo tiene que contribuir a eso. Pero, ese porcentaje no es un compromiso o una meta, porque si una oportunidad es buena, competiremos por ella siempre y cuando nos genere buenos réditos.

Es la fórmula que seguirán en el Perú.
Si en el Perú no tuviéramos en el horizonte la Vía Expresa Javier Prado y la Línea 3 del Metro de Lima, tampoco cambiaría mucho la visión de nuestra presencia en el país porque es un tema de competencia, está la intención de hacerlo pero depende de las condiciones. Pero, el hecho de que entremos a estos países en concesiones de largo plazo es una clara muestra de nuestro interés por este país.

En el caso de la Línea 3, ¿irán solos o con un socio peruano?
La línea 3 es un proyecto que se va a hacer con socios, tanto locales como extranjeros, porque es un proyecto de gran envergadura. Aún no tenemos definido ni muy claro el cómo, porque queremos ver cómo será el proceso de la licitación, pero sí se va a trabajar con socios de todas maneras.

¿Ya han visto en dónde podrían focalizar el interés que tienen en aeropuertos?
Hemos estado evaluando cuáles son las oportunidades en términos de aeropuertos, pero también tenemos que ver el tamaño, porque nuestro interés no solo es construir sino operar. 

El aspecto medioambiental es muy sensible en las obras de infraestructura, ¿cómo asumen los retos que genera este tema?
Esa es una de nuestras principales preocupaciones porque cuando se entra a la construcción de una carretera o una vía, hay quienes dicen que se está atentando contra la naturaleza. Por eso atendemos el tema en dos niveles. Primero, a las partes interesadas y sobre la base de sus preocupaciones y, adicionalmente, vemos la mejor forma de generar el menor impacto posible, tanto durante la construcción como durante la operación.

Vinci es una empresa nueva para los peruanos, ¿cómo esperan ser percibidos?
Queremos ser vistos como un socio, como una empresa que vuelca toda su competencia en términos de servicio y calidad, no queremos ser vistos solo como un inversionista.

nancy chappell
El ejecutivo francés deja en claro que su estancia en el Perú, tras la compra de Lamsac, será de largo plazo. 
Visión. A pocas semanas de haber firmado un acuerdo para la compra de Lamsac, concesionaria de la Línea Amarilla, Vinci Highways anuncia sus nuevos planes.
élida vega córdova
Periodista
“Esperamos que nuestro segundo proyecto sea la Vía Expresa Javier Prado [en sociedad con Graña]. Estamos esperando la luz verde del Estado”.

“Cuando nos fijamos en Lamsac no solo nos fijamos en el activo sino en el país y, definitivamente, la Línea Amarilla es nuestro punto de entrada al Perú”.
1_El Grupo Vinci se especializa en infraestructura de transporte (carreteras, autopistas y ferrocarriles) y de energía.

2_Hasta el 2015, la unidad de construcción de Vinci tuvo a su cargo más de 25.000 obras en el mundo.“El hecho de que entremos al Perú en concesiones de largo plazo es una clara muestra de nuestro interés por este país”.

“Queremos ser vistos como un socio. [...] No queremos ser vistos solo como un inversionista”.