El uso de sensores y cámaras se dará no solo dentro de las tiendas sino también fuera de ellas en las ciudades inteligentes, (Foto: Intel)
El uso de sensores y cámaras se dará no solo dentro de las tiendas sino también fuera de ellas en las ciudades inteligentes, (Foto: Intel)

El Internet de las Cosas no es algo del futuro. Ya está disponible en el país con el mismo nivel de avance y complejidad tecnológica que se maneja en Europa, Estados Unidos o América del Norte, asegura José Avalos, vicepresidente para el área IOT (Internet de las Cosas) de Intel.

“Está en el borde de la explosión. No falta capacidad intelectual ni tecnología, solo se requiere invertir en escalar las soluciones a mayor escala. La oferta está ahí, lista", afirma.

La madurez de las soluciones es la misma que se maneja en el resto del mundo, explica, y se cuenta con socios o integradores locales de las plataformas inteligentes dispuestos a poner en marcha los proyectos.

En el país tenemos al menos once integradores que ofrecen una veintena de soluciones inteligentes que permiten una interacción propia de las ciudades inteligentes, añade José Eduardo Cornejo, gerente de distribución para Perú. Ellos ya tienen clientes que utilizan algunas de estas plataformas en sus clientes, muchas de las cuales aun están en etapas de prueba o iniciales. “Hay mucho interés. Los clientes piden desarrollos. Están hablando siempre del tema”, añade.

Claudia Seminario, gerente comercial de Difusión, comenta por ejemplo que ellos se dedican a la cartelería digital y tienen entre cien y doscientos clientes para sus pantallas interactivas en el país, porque la imagen sola no vende. A todos les ofrecen soluciones inteligentes, quienes poco a poco van sumando equipos más sofisticados a sus campañas.

Lo recomendable es que el consumidor acceda a las compras en el exterior y continúe la experiencia en el interior de la tienda sin baches. Este módulo es un ejemplo de acceso público a ofertas comerciales (Foto: Intel)
Lo recomendable es que el consumidor acceda a las compras en el exterior y continúe la experiencia en el interior de la tienda sin baches. Este módulo es un ejemplo de acceso público a ofertas comerciales (Foto: Intel)

EXPERIENCIAS REPLICABLES

Avalos comenta que gracias a la reducción en costos que han ganado todos los proveedores de los objetos conectados entre ellos y el Internet (IoT), estos se han vuelto accesibles a las economías emergentes e incluso son más económicas y viables que alternativas menos tecnológicas.

En algunos pueblos o comunidades rurales de Tailandia e Indonesia, comenta, se han montado kioskos interactivos que permiten realizar operaciones bancarias diversas que suelen requerir una acción presencial - desde pedir un crédito hasta reclamar por un pago - lo cual les resulta más rentable y accesible que montar toda una sucursal en la zona.

A nivel de servicios ciudadanos también hay varias iniciativas corriendo en Asia Oriental en los últimos dos años, agrega, las cuales también están logrando reducciones en costos frente al uso de oficinas presenciales para realizar trámites.

“Estados Unidos, Europa y Oriente Medio son las zonas que más han avanzando en la implementación de smart cities. En Latinoamérica quienes mejor están son Chile, Argentina, Colombia y Perú”, sostiene Avalos.

A nivel de iniciativas comerciales, Avalos señala que el 88% de las marcas que han implementado la cartelería digital e inteligente han logrado elevar en 33% sus ventas. Y hay casos como el de Aroma Café que ha aumentado sus ventas en más de 100% gracias a la integración del IoT en sus tiendas.

En los colegios, agrega, se mejora el aprendizaje en 400% usando aulas inteligentes e interconectadas en donde los niños crean contenido usando la tecnología, tal como lo prueban sus experiencias en más de medio millón de aulas de Turquía o un millar en China.

En el Perú no se está desarrollando aún ninguna de dichas experiencias educativas pues el país está en proceso de reformular su plan de digitalización educativa, pero se está en diálogos con las autoridades con el fin de poder implementar su oferta.