Jockey Plaza y Oechsle, ¿una pelea inútil?
Jockey Plaza y Oechsle, ¿una pelea inútil?
Leslie Salas Oblitas

“Los trapos sucios se lavan en casa”; no obstante, para y el este viejo y conocido refrán quedó en el vacío luego de que ambas empresas se enfrascaran, la semana pasada, en una pelea mediática. 


Mientras los medios informaban que la cadena (del grupo Intercorp) cerraba su tienda en el citado centro comercial por incumplimiento contractual porque el ‘mall’ no logró la cantidad de público que se esperaba en su nuevo bulevar; por su lado, el Jockey Plaza (en un comunicado oficial) le agradecía a la departamental por los tres años de operación, negaba problemas contractuales y dejaba entrever que a Oechsle le fue difícil ser rentable debido a la gran competencia.

Pero, ¿fue realmente necesario echarse la culpa el uno al otro en público o fue una pelea inútil que nunca debió trascender? ¿Qué se debió hacer desde el punto de vista comunicacional para manejar de mejor manera esta crisis?

Para Miguel Ugaz, director de contenidos en MU Marketing & Content Lab, este conflicto pudo evitarse y no llegar a los medios. Si bien la clausura  de una tienda no es usual, pudo haberse manejado de una forma más cerrada, sin dar muchos detalles y con un mensaje dirigido, específicamente, a sus consumidores. “La primera preocupación en la estrategia de comunicación de Oechsle debió ser el público y no salir a decir que cerraron porque fue culpa del flujo de gente”, afirma. 

Ximena Vega, CEO de Claridad Coaching Estratégico, señala que el cierre del local de la multitienda es un mal augurio para ambas marcas. “Este momento nunca debió suceder  y menos ser noticia. Es un golpe  al posicionamiento y a la reputación de estas dos empresas”, asegura.

Explica que tanto el centro comercial como la departamental pierden, primero, porque se empieza a cuestionar qué tan impactante será esta nueva área del ‘mall’ en el tiempo y, por otro lado, porque el cierre de un local es dramático y habla de la capacidad de atracción de la marca. También delata una señal de debilidad, agrega Miguel Ugaz.

Silencio en redes
A diferencia de lo ocurrido en medios impresos y digitales, en las redes sociales, tanto el Jockey Plaza como Oechsle, prefirieron guardar silencio, solo se ciñeron a responder algunos comentarios de sus fans.

Miguel Ugaz precisa que esto ha sido lo más acertado e inteligente que han hecho. “No hubiera tenido sentido contaminar esa red de comunicación, donde se manejan otros temas como las novedades de productos, ofertas, entre otros hechos”, anota.

A veces, es preferible morir sin hacer tanta bulla, porque puede haber consumidores que no necesariamente están cerca a la zona de influencia del Jockey Plaza y que no tenían por qué ser testigos de esta crisis.

Los especialistas coinciden en que este conflicto pudo evitarse y no llegar a los medios.

TAGS RELACIONADOS