Leslie Salas Oblitas

La aventura de Frank Orosco, fundador de Plaza Om, empezó luego de visitar las oficinas de Google en Estados Unidos. El deseo de tener ‘puffs’ similares al de la multinacional lo llevó a fabricarlos.

Pero, lo que empezó como un deseo o capricho decorativo para su oficina terminó convirtiéndose en un pujante negocio hace seis años. “Todos los que iban a mi oficina terminaban preguntándome por ellos y dónde podían comprarlos”, recuerda.

Al inicio no fue fácil, tuvo un periodo de prueba error hasta que logró hacer ‘puffs’ lo suficientemente resistentes. Cuenta que en su primer año logró vender 1.000 ‘puffs’ y hoy Plaza Om proyecta cerrar el 2019 con un total de 10.000 unidades impulsada, en parte, por su nueva línea de muebles para bebes.

Esta incluye ‘puffs’, piscinas de pelotas, entre otros artículos de ayuda motriz y con materiales antialérgicos, antiácaros y antipolillas, detalla Frank Orosco.

“El objetivo es seguir expandiéndonos dentro de la línea de mueblería, pero con innovaciones para mejorar nuestros márgenes de rentabilidad”, dice.

La evolución de la empresa también responde a que, desde este año, han apostado –además de la venta de los ‘puffs’ a través de su propio canal online () y de las plataformas Mercado Libre y OLX– por el alquiler de estos muebles para eventos corporativos, institucionales y familiares.

Hoy, el 20% de las ventas de la firma (que este año bordearán el millón de soles) provienen del alquiler y el 80% de la venta.

EXPANSIÓN EN PROVINCIAS

Orosco comenta que, a fin de seguir creciendo y optimizar sus entregas en provincias, instalarán tres puntos de venta en Arequipa, Cusco y Piura.

La meta de Plaza Om en el mediano plazo es exportar y ya están estudiando las posibilidades. Colombia, Ecuador y Paraguay son mercados interesantes, afirma.

Destaca que la categoría de muebles en el mundo ‘online’ viene creciendo a un ritmo de 30%, mientras que en las tiendas físicas, por el contrario, las ventas han caído 11%.

En Plaza Om, el ticket promedio de los puffs es de S/150, pero hay modelos de hasta S/460 y pedidos personalizados.