Empresa dará seis meses de licencia por maternidad y paternidad a sus trabajadores en Perú
Empresa dará seis meses de licencia por maternidad y paternidad a sus trabajadores en Perú
Elida Vega

Macho peruano que se respeta no cambia pañales ni prepara biberones. Por fortuna, hoy los tiempos han cambiado y este tipo de expresiones han empezado a quedar en el olvido, por lo que no resulta extraño ver a muchos hombres comprometidos con las tareas que implican la crianza de los hijos, sobre todo desde que llegan al mundo.

Así, frente a un escenario como el actual, en donde hombres y mujeres comparten roles como padres, son varios los países que han optado por incrementar la , pero también están aquellos que decidieron equipararla con la que gozan las madres, pensando en favorecer el bienestar de las familias.

El caso más reciente tiene como protagonista a Finlandia. A inicios del mes de febrero, el país europeo decidió igualar el permiso parental para madres y padres, con lo que los varones también gozarán –desde el segundo semestre del 2021– de un permiso laboral pagado de 6,6 meses.

A diferencia de lo que sucede en varios países del primer mundo, en el Perú, la licencia de paternidad es de 10 días, seis días más de lo que se otorgaba hasta inicios de julio del 2018. Y aunque ese incremento nos coloca en el ‘top 5’ a nivel regional (ver infografía), también es cierto que lo aprobado por el sexto país más extenso de Europa –en línea con lo adoptado en otras economías– pone sobre el tapete la posibilidad de que en nuestro país suceda lo mismo, ¿resultará viable y posible?

PUNTO DE PARTIDA

Considerando que un incremento de la licencia de paternidad o, en su defecto, su nivelación con la otorgada a las madres busca –entre otras objetivos– promover el bienestar social y la equidad de género, para el laboralista Jorge Toyama, en nuestro país debemos empezar con la revisión del sistema de responsabilidad familiar que continúa cargado ‘exclusivamente’ en la mujer.

“La mamá tiene 98 días de descanso pre y posnatal y una hora de lactancia diaria por un año; pero en legislaciones más avanzadas existe una bolsa de días para la familia y son los dos padres quienes deciden dónde, cuándo, quién y cómo se goza de esos días”, afirma convencido de que el cambio de la norma implicará otorgar una licencia que supere su duración actual.

¿De cuánto tiempo? Según el socio principal de Vinatea & Toyama la licencia parental debería ampliarse, por ejemplo, a seis meses y deberían ser ambos padres quienes decidan si lo ejercen conjuntamente o de manera separada.

“Más que dar más días de licencia de paternidad, el reto peruano es cambiar todo el sistema, pasándolo de una responsabilidad maternal a una responsabilidad parental. Eso, al final, va a generar una mayor igualdad de la mujer en el mercado de trabajo, y va a mejorar sus condiciones de acceso, crecimiento y desarrollo laboral”, añade.

Frente a dicha propuesta, el abogado laboralista Carlos Guillermo Morales sostiene que aunque la idea de la bolsa familiar no es mala, se debe analizar el impacto que dicha norma puede generar en un mercado laboral como el peruano.

“El tema de fondo es la protección de la maternidad y de la familia, pero existe una serie de valores que tienen que ver más con la protección social que con el derecho laboral y para ello tendría que reforzarse la seguridad social y, adicionalmente, dejar un margen a las empresas para que puedan aplicar sus propios mecanismos, acorde con la realidad de cada una”, asegura.

En ese sentido, el también docente de la UPC aboga por mejorar el sistema de protección social peruano, dándole mayor viabilidad financiera a Essalud, que debería convertirse en una de las primeras y principales reformas que se deben hacer.

“Primero tienen que resolverse los temas de protección social, pero con una seguridad social de mayor cobertura, porque es cierto que en Europa las licencias son más largas, pero también es cierto que tienen un sistema de protección social muy eficiente, mientras que nosotros tenemos un mercado de trabajo adolescente, bastante segmentado y con enormes contrastes por el nivel de informalidad que existe”, remarca.

¿SOBRECOSTOS A LA VISTA?

Si bien, lo sugerido por ambos expertos, serviría para acortar las brechas que nos distancian de mercados laborales más maduros, Víctor Zavala, gerente legal de la CCL, alza su voz para manifestarse en contra de un posible incremento de la licencia de paternidad.

“Hay como 20 leyes que dan licencias, permisos y permisos, pero eso cuesta y afecta a la empresa. Por eso, hemos pedido que se revisen esas normas integralmente, porque todo el mundo es populista con plata ajena y el problema es que cada vez hay más informalidad y, al final, eso afecta la contratación laboral”, señala tras exigir soluciones a los problemas que enfrentan las empresas que esperan la devolución de los subsidios (como las licencias de maternidad) que asumieron a nombre de Essalud.

Tomando en cuenta que el pago de los diez días de licencia de paternidad es asumido por las empresas, a diferencia de los 98 días otorgados a las madres, Armando Gutiérrez, socio del área laboral del Estudio Rubio, considera que de incrementarse la licencia, la legislación debe establecer con claridad quién asumirá el pago de los días adicionales.

“¿El Estado con un Essalud quebrado o el empleador? El incremento de esa licencia, sin que Essalud se haga cargo, puede tener un impacto en la formalidad laboral, porque podría representar una mayor carga para el empleador”, advierte.

Y, por esa razón, se inclina –considerando la realidad actual del mercado laboral peruano– por establecer una licencia parental y no por incrementar la licencia de paternidad.

TIEMPO DE CAMBIOS

Pese a que, por ahora, son varios los países que nos llevan la delantera, también es cierto que varias empresas han incrementado los beneficios asociados con la maternidad y la paternidad a sus colaboradores. Una iniciativa que ha empezado a replicarse en el Perú y que podría servir como punto de partida hasta que la normativa se modifique.

En el caso de , Matilde Scaravelli, su directora de recursos humanos para el cono sur, explica que desde julio del año pasado su división peruana empezó a otorgar 26 semanas completas de descanso parental pensando en promover la conciliación de la vida laboral con la familiar y, a las tres trabajadoras que a la fecha ya gozan de la licencia ampliada (182 días), se sumarán dos más, uno de los cuales será un varón.

Similar es el caso de Sanofi Perú. Desde enero último, según refiere su country head manager Diego Hovispo, la empresa farmacéutica optó por brindar una licencia de seis meses que “aplica a padres y madres de bebes nacidos, adoptados o de subrogación de vientre, sin distinción de género o modelo familiar”.

En ambos casos, el pago total de los días adicionales de la licencia es asumido por ellos y a pesar de que esa decisión, como señala Scaravelli, no implique “necesariamente un beneficio tangible para la empresa”, lo hacen porque están comprometidos en trabajar una agenda de diversidad e inclusión.

Y aunque el tiempo otorgado en Diageo y Sanofi los coloca a la delantera, Adriana Villalba, líder de Total Rewards de Mercer, sostiene que en el mercado peruano hay una oportunidad muy grande para seguir ampliando este tipo de beneficios en la empresa privada, sobre todo en los sectores de consumo masivo, servicios y telecomunicaciones.

“Es cierto, el Perú es uno de los países de la región que tiene más días de licencia de paternidad, pero ya son varias las empresas que otorgan a los padres cinco días adicionales, en promedio, a lo que estipula la ley. Sin duda, eso impulsa la retención del trabajador, la motivación y, por ende, la productividad”, asegura.

TAREAS PENDIENTES

Frente a esas iniciativas, y pensando en futuros cambios a la normativa actual, Sandra Cubas, directora general de CL Selection, opina que “el Perú aún no está preparado para una licencia tan larga”, por lo que sugiere que el Estado y las empresas trabajen engranados para incrementar el número de días paulatinamente.

Según un reporte de Mercer, un 68% de los padres toman los días adicionales que otorgan por iniciativa propia las empresas en América Latina. Este porcentaje es más alto de lo que se aprecia en países como Japón (menos de 10%). (Ilustración: El Comercio)
Según un reporte de Mercer, un 68% de los padres toman los días adicionales que otorgan por iniciativa propia las empresas en América Latina. Este porcentaje es más alto de lo que se aprecia en países como Japón (menos de 10%). (Ilustración: El Comercio)

Similar es el sentir de Ricardo Fernández. Para el socio de Amrop, una medida como la aprobada en Finlandia “solo podría llevarse a cabo de manera gradual y estableciendo un cronograma de implementación en varios años”.

Así las cosas, queda claro que en tiempos como los actuales, resulta más que necesario seguir equiparando los roles entre hombres y mujeres, por lo que –como señalan los especialistas consultados por este suplemento– es necesario analizar las implicancias desde distintas aristas para no perjudicar ni a los trabajadores ni a los empleadores.

¿Esperaremos nueve meses para ser testigos de algún cambio o es posible que un parto prematuro sorprenda al mercado laboral peruano?

¿DESDE CUÁNDO SE OTORGA LICENCIA POR PATERNIDAD?

La Ley N°29409, del 20/9/2009 concedió el derecho de licencia por paternidad por cuatro días. El 5/7/2018, mediante Ley N° 30807, se amplió a diez días.

Este beneficio se otorga a los trabajadores de la actividad pública y privada, e incluye a quienes laboran en las Fuerzas Armadas y Policía.

Para Jorge Toyama, de aprobarse una ampliación, esta debe incluirse en el pago del reparto de utilidades, como ya sucede con las madres desde el 2018.