La polémica parte en que el operador de la Red Dorsal montó la fibra óptica bajo un modelo subvencionado y si entra a competir con otros operadores privados, tendría una ventaja en costos.
La polémica parte en que el operador de la Red Dorsal montó la fibra óptica bajo un modelo subvencionado y si entra a competir con otros operadores privados, tendría una ventaja en costos.
Marcela Mendoza Riofrío

Periodista

marcela.mendoza@comercio.com.pe

Esta semana el Ministerio de Transportes y Comunicaciones () publicó para comentarios una segunda versión de su propuesta de modificación del reglamento de la Ley de Promoción de la . Se establece que recibirán comentarios sobre la misma hasta fin de mes.

La propuesta busca resolver los problemas de uso, aprovechamiento y rentabilidad de la . En ella se recogen las sugerencias al texto que recibió la primera propuesta de modificación del reglamento, publicada el pasado 10 de julio.

Para recoger los comentarios a la misma, el miércoles se organizó una audiencia pública en donde el sector académico y los principales operadores del sector manifestaron sus sugerencias. La mayoría coincidió en saludar que se hayan realizado cambios a la propuesta inicial, pero se mantuvieron varios reparos.

TARIFA FLEXIBLE

Uno de los principales problemas que tiene hoy el operador de la Red Dorsal, es que solo tiene en uso el 10% de su fibra y no ha cumplido con las previsiones de tráfico porque en un 60% de las zonas en las que opera ya hay otros operadores privados cubriendo la demanda a un menor costo.

En la primera propuesta de modificación al reglamento se establecía que la tarifa de la Red Dorsal y las regionales sea flexible y se le permita establecer ofertas por volumen contratado. Por contrato Azteca, operador de la Red Dorsal, está obligado a ofrecer una tarifa fija de US$23, lo cual es superior al precio del mercado, que oscila entre US$5 y US$15, dependiendo del volumen contratado.

En la mayoría de zonas por donde circula la Red Dorsal ya hay competidores privados. Esto no existía en el 2012 cuando se diseñó el recorrido.
En la mayoría de zonas por donde circula la Red Dorsal ya hay competidores privados. Esto no existía en el 2012 cuando se diseñó el recorrido.

Los jugadores que ya tienen fibra desplegada se mostraron en desacuerdo con la norma porque establecer una tarifa flexible era poner en igualdad de condiciones a un actor que goza de subvención - los costos que asumió para montar la red fueron estatales - y eso constituía una competencia desleal e iría contra lo establecido en la Constitución.

Para atender a dicho reclamo, manifestado en las sugerencias al reglamento remitidas, el MTC ha establecido en esta nueva propuesta que estas facilidades solo se den en las zonas en donde no existe competencia y sea el Osiptel quien se encargue de determinar las tarifas aplicables y si existe o no competencia en cada región.

Entre los asistentes a la audiencia estuvieron representantes de la empresa Gilat, operador de varios proyectos de redes regionales, quien manifestó que faltaría resolver el doble pago que deben asumir. Sus usuarios pagan US$23 por pasar por la Red Dorsal y luego US$23 más por la red regional. “Debería hacerse un solo pago por transporte”, sugirió.

ENLACES INTERNACIONALES

Entre lo propuesto también se considera que Azteca pueda brindar el servicio de transporte de datos a nivel internacional hacia Brasil, Ecuador, Chile o Bolivia; lo cual por ahora no tiene permitido.

Esta propuesta permitiría sacar provecho a la fibra ya desplegada y aliviaría la congestión de tráfico de datos que existe en el país, comentó Luis Montes, ex director del Fitel, presente en el evento.

En el país solo tenemos salidas de datos al exterior por la fibra submarina, que tiene una capacidad de alrededor de 2 Theras. Sin embargo, el tráfico interno del país supera los 16 Theras. Tener una salida por Arica o por Brasil, dijo Montes, ayudaría a aliviar la congestión que padece el sector privado (operadores móviles).

La , cuando fue diseñada, incluyó puntos o nodos en zona de frontera, pero en el contrato se estableció que el operador no podía prestar servicios de transporte hacia el exterior. Para poder hacerlo -y aprovechar la red ya tendida- sería necesario modificar el contrato y la ley, aclaró.

Montes aceptó que esta medida no beneficiaría directamente a las poblaciones rurales, porque sería un servicio prestado al sector privado que aliviaría la congestión de los actuales usuarios de Internet móvil, pero permitiría sacar provecho a una red ya tendida con recursos estatales.



TAGS RELACIONADOS