Centro de innovación de la USMP buscará ayudar al desarrollo de soluciones innovadoras para el cuidado del riego de cultivos en la sierra. (Foto: Laura Urbina)
Centro de innovación de la USMP buscará ayudar al desarrollo de soluciones innovadoras para el cuidado del riego de cultivos en la sierra. (Foto: Laura Urbina)
Marcela Mendoza Riofrío

La Universidad San Martín de Porras () anunció hoy la puesta en marcha de su centro de innovación —denominado CFTI (Centro de Desarrollo e Innovación Tecnológica)— con el cual esperan concretar al menos 20 proyectos de innovación social en el 2020.

El centro parte con el apoyo de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y la Universidad Politécnica de Valencia, quienes han contribuido con más de US$100.000 para su formulación.

Para la ejecución de los proyectos de a partir de ahora se buscará concretar acuerdos con los gobiernos regionales de la sierra, con quienes ya vienen entablando conversaciones, informó Pablo Aranibar, director del CFTI.

“La idea es acceder a los fondos del canon y ayudarlos a concretar el gasto eficiente de los mismos a través de proyectos de innovación social, como por ejemplo, mejorar el riego de los cultivos”, señaló.

Detalló que con una municipalidad en particular ya se está trabajando en una iniciativa para aprovechar 50 hectáreas de terreno con horticultura. Así, la universidad se convierte en el nexo entre los profesores y alumnos que diseñan la iniciativa; y los pobladores en beneficiarios, agregó.

La universidad tenía ya iniciativas orientadas a la innovación, pero estaban dispersas. Con el nuevo centro estarán unificadas y fortalecidas, señaló Arinabar, director del CDIT.
La universidad tenía ya iniciativas orientadas a la innovación, pero estaban dispersas. Con el nuevo centro estarán unificadas y fortalecidas, señaló Arinabar, director del CDIT.

UN PROYECTO TRANSVERSAL

Aranibar comentó que el centro de innovación dependerá del rectorado y será transversal a todas las facultades de la universidad. “La innovación es algo que se aplica a todas las profesiones, no es exclusiva de ningún sector o industria en particular ni de ningún tipo de oficio: puede venir de un obrero textil o de un ingeniero”, complementó Agusto Mellado, profesor principal de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura.

La innovación exitosa no depende tanto del perfil académico o la profesión de los autores de los proyectos, sino de la voluntad de sacar adelante una iniciativa disruptiva, que atienda una necesidad del mercado de forma nueva, añadió César Landeo Cuadrado, coordinador técnico financiero de innovación de Fondecyt.

Freddy Hilacondo Reyna, jefe de la unidad de monitoreo de Innovate Perú, agregó que en el caso de la tecnología suele ser conveniente tener un perfil en ciencias básicas para integrar un proyecto disruptivo, pero la innovación va más allá de la tecnología y exige sobre todo mirar al mercado para ser capaz de anticipar soluciones.

A diferencia del académico o investigador que se concentra en buscar el “por qué”, explicó, el innovador se enfoca en solucionar necesidades del mercado y trabaja enlazado a la empresa y el consumidor. “El centro de innovación busca ser ese nexo que va más allá de lo académico”, dijo.