Juan  Saldarriaga

Redactor de Dia1 y de Economía y Negocios

juan.saldarriaga@comercio.com.pe

Llueve sobre mojado para . La estatal afronta un diluvio de críticas por los recientes derrames de crudo en la Amazonía, que ensombrecen sus ambiciosos proyectos en el upstream (exploración y explotación).

Y mientras todos miran a la selva, ha pasado desapercibido que la petrolera también  está siendo afectada en otro negocio estratégico: la distribución de (GLP) en Lima. 

Según una denuncia hecha por los envasadores de gas, Petro-Perú habría cancelado la construcción de tres ‘esferas’ [almacenes] de GLP en El Callao debido a que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones  (MTC) expropió  el predio del proyecto para “poner allí un estacionamiento de containers”. 

Fuentes de Petro-Perú revelaron (en el 10° Encuentro Nacional de GLP) que las ‘esferas’ ya tenían EIA y estudios de ingeniería aprobados, y que, incluso, se había rubricado el contrato con una firma española que iba a encargarse de la construcción. 

Sin embargo, el proyecto se paralizó en noviembre pasado, luego de que el MTC solicitó y obtuvo los terrenos del proyecto mediante resolución 752-2015/SBN-DGPE-SCDDI.

Cabe recordar que la construcción de las ‘esferas’ fue anunciada con bombos y platillos por Petro-Perú . Su objetivo era duplicar la capacidad de almacenamiento de su terminal en El Callao (de 90 barriles mil a 180 mil barriles) a fin de evitar episodios de desabastecimiento de GLP, como los que experimentó Lima el año pasado.  

El proyecto iba a duplicar la capacidad de almacenamiento de GLP de Petro-Perú en el Callao. (Elaboración: El Comercio)

IMPORTANCIA DE PETRO-PERÚ EN MERCADO DE GLP
Petro-Perú ha duplicado recientemente su capacidad de almacenamiento de GLP en Talara con la construcción de tres ‘esferas’ de 60 mil barriles, en conjunto (ahora almacena 110 mil).

Algo similar pensaba hacer en el Callao para reforzar su ventaja frente a los terminales de Repsol y Zeta Gas. Y es que el muelle de Petro-Perú es el único de la costa central que puede atender naves durante los oleajes anómalos, pues está protegido por la isla San Lorenzo.  Gracias a ello  Lima se ha salvado del desabastecimiento de GLP en varias ocasiones.

TAGS RELACIONADOS