La Red Resurgiendo agrupa a comunidades de Pisco y Chincha, de la región Ica.
La Red Resurgiendo agrupa a comunidades de Pisco y Chincha, de la región Ica.
Redacción Economía

Ante los efectos del COVID-19, los productores de Pisco y Chincha del proyecto Resurgiendo están lanzando la plataforma comercial Resurgiendo para la venta y exposición de sus productos. Si bien los no han parado de producir, se requiere del apoyo y mayores esfuerzos para que sus productos puedan salir a los mercados y lleguen a los consumidores. Una dificultad que han arrastrado a causa del aislamiento social obligatorio.

MIRA: Gobierno alista fondo de apoyo empresarial para productores agrícolas

La Red Resurgiendo es la nueva plataforma comercial para la venta de productos agroecológicos de los productores de la provincia de Pisco y Chincha, creada en el Marco de la Ejecución del Proyecto Resurgiendo. Este proyecto ha impactado en más de 500 productores de los distritos de Chincha Baja, Alto Larán y El Carmen (Provincia de Chincha), de Humay y Huáncano (Provincia de Pisco). Estas localidades se caracterizan por ser territorios altamente vulnerables, y que, actualmente, además del golpe por el coronavirus sufren aún los estragos del fenómeno de El Niño Costero del 2017.

En ese escenario, el proyecto busca fortalecer el desarrollo local, promoviendo la inclusión y la sostenibilidad de la población afectada. La Red Resurgiendo agrupa aquí a las asociaciones de productores artesanales de Humay, Huáncano, Emilio del Solar, Cruz del Rosario, Humanpali, Atahualpa y Campo alegre que elaboran pisco, alfajores, productos lácteos, palta y mandarinas, que son producidos y comercializados por los mismos productores .

Productor de la asociación de productores de  pisco en Humay.
Productor de la asociación de productores de pisco en Humay.

Actualmente, se encuentran implementando protocolos de salubridad e inocuidad y reforzando las medidas sanitarias tales como aforo en los lugares de producción, el uso obligatorio de mascarillas y guantes, uso de mandil, guantes desechables y gorra, respeto de la distancia social, señalización y puntos de lavado de manos, detalla Nicolás Ortiz, consultor comercial para este proyecto.

DIFICULTADES QUE AFRONTAN

“Como productores teníamos dificultades previas a la pandemia y con ella se ha complicado más, ha sido difícil conseguir los insumos para producir o tener las condiciones correctas para comercializar y se pague el precio adecuado”, cuenta Miguel Peña, productor de Pisco, Presidente de Asociación de productores de Pisco de Humay.

Lo que ha ocurrido, relata, es que el que les compraba antes ya no compra. Por esa razón, definitivamente, algunos productores han tenido que cambiar de rubro o vender por ejemplo la vid y ya no tener la posibilidad de procesar Pisco por la falta de botellas y por las urgencias económicas, lo que ha afectado su trabajo y a sus ingresos.

Ahora, ante la necesidad de asociarse, están generando RUC, y creando su propia asociación para lanzar una edición especial para julio junto a otros productores.

Por su parte, Rosa María Gálvez, productora de la Asociación de productores de alfajores de Huáncano comenta que en la localidad se han visto muy afectados por la ausencia de visitas a la región o las visitas de paso en la ruta hacia Ayacucho, ya que los alfajores son un producto turístico.

Productora de alfajores de Huáncano, una tradición en la región Ica. Muy afectados por la ausencia de movimiento y visitas turísticas.
Productora de alfajores de Huáncano, una tradición en la región Ica. Muy afectados por la ausencia de movimiento y visitas turísticas.

“A la fecha, este público ya no nos están visitando, sin embargo, estamos implementando las medidas de higiene y seguridad y estamos dispuestos a que nos vuelvan a visitar o llevarles el alfajor a donde lo requieran”, comenta.

Nicolás Ortiz, consultor de Proyecto Resurgiendo sostiene que este es un reto, dado que no solo hay que capacitar a los productores sino lograr entender la dinámica del mercado como una vía de desarrollo.

“Hoy se exige el doble de los mecanismos de seguridad, pero también es una gran oportunidad para formalizarlos, creando asociaciones para los registros sanitarios pertinentes para iniciar el proceso de denominación de origen y conformar sus marcas colectivas y registrarlas para que sean distintivos de las diferentes comunidades. Con esto vamos a lograr vender a las ferias locales y llegar a la capital o ciudades con altísima proyección de exportarlas, incluso a Europa”, explica el especialista.

Para acceder a los productos y apoyar a esta asociación de productores artesanales pueden ingresar a las redes sociales (Facebook e Instagram) de la Red Resurgiendo y a su página web.

NOTAS RELACIONADAS