Maple Gas cerró la refinería de Pucallpa hace dos años. Buscaría retomarla debido a que su contrato de alquiler con Petro-Perú no ha vencido. (Foto: Archivo El Comercio)
Maple Gas cerró la refinería de Pucallpa hace dos años. Buscaría retomarla debido a que su contrato de alquiler con Petro-Perú no ha vencido. (Foto: Archivo El Comercio)
Juan  Saldarriaga

Redactor de Dia1 y de Economía y Negocios

juan.saldarriaga@comercio.com.pe

No todo estaría dicho en la historia de la pugna por la refinería de , que enfrentó al propietario de esta, , con el arrendatario, .

Como se recuerda, la petrolera privada paralizó la refinación de crudo en enero del 2018, debido a las dificultades que tenía para adquirir este insumo.

Kurt Neumann, gerente general de Maple en ese entonces, sindicó a Petro-Perú como el principal responsable por acaparar la producción petrolera de Ucayali.

El conflicto derivó en un arbitraje por más de US$590 millones iniciado por Maple en contra de la estatal. Luego de eso, la petrolera se retiró del país, abandonando la refinería de Pucallpa y sus tres lotes de petróleo en la selva.

¿Qué sucedió después? Carlos Paredes, presidente de Petro-Perú, reveló semanas atrás a Día1 que Maple perdió el arbitraje.

“Acabamos de recuperar la refinería y ahora estamos evaluando las opciones para ponerla de nuevo en valor: una es usarla como terminal de despacho [de combustibles] y otra es modificarla para procesar nuevos productos”, explicó.

Pero eso no es todo. Día1 supo, por fuentes cercanas a Maple, que esta no ha renunciado por completo a la refinería.

En efecto, las novedades son que la petrolera acaba de ser admitida a procedimiento concursal en Indecopi y que ya hay una fecha para la instalación de la Junta de Acreedores: el 25 de febrero.

La refinería de Pucallpa tiene una capacidad de refinamiento de 3.600 barriles diarios de petróleo (El Comercio).
La refinería de Pucallpa tiene una capacidad de refinamiento de 3.600 barriles diarios de petróleo (El Comercio).

De acuerdo a los representantes de Maple, el objetivo inicial del proceso será liquidar los activos de la petrolera -incluyendo, infraestructura relacionada con la refinería- para pagar las acreencias.

Sin embargo, aseveran que existe la opción de reflotar la refinería, pues hay un inversionista interesado en asociarse con Maple para proporcionarle petróleo.

Añaden que este negocio es factible porque “el contrato entre Petro-Perú y Maple no ha terminado”.

Maple comenzó a operar la refinería (bajo contrato de alquiler) en 1993, junto con los Lotes 31-B, 31-D y 31-E, cuando el gobierno peruano decidió la privatización parcial de Petro-Perú.

El alquiler fue renovado en 2014 por diez años más.