La reactivación de proyectos inmobiliarios ha empezado no al ritmo esperado por los empresarios, quienes -al igual que sus gremios- reclaman mayor celeridad en la aprobación de los protocolos de seguridad y mayor proactividad de parte de las municipalidades. (Foto: Archivo El Comercio)
La reactivación de proyectos inmobiliarios ha empezado no al ritmo esperado por los empresarios, quienes -al igual que sus gremios- reclaman mayor celeridad en la aprobación de los protocolos de seguridad y mayor proactividad de parte de las municipalidades. (Foto: Archivo El Comercio)
Elida Vega

Han pasado varias semanas desde que arrancó la fase 1 del programa de reactivación económica, y para nadie es un secreto que el reinicio de las actividades no ha marchado al mismo ritmo en todos los sectores.

En el caso de los proyectos inmobiliarios, la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI) ha contabilizado el retorno a obras de menos de 30, una cifra nada alentadora si tomamos en cuenta que la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) había mapeado alrededor de 1.900 proyectos de viviendas paralizados.

Pero, ¿qué ha pasado para que la reanudación de los proyectos inmobiliarios no avance al ritmo que se esperaba? Empresas, especialistas y gremios aseguran que la aprobación de los protocolos de seguridad para prevenir el contagio del ha impedido que la reactivación avance a mayor velocidad.

MIRA: ¿Cómo avanza la reactivación de los proyectos inmobiliarios?

Y es que al consentimiento que debía otorgar el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), se ha sumado la obtención del visto bueno del Ministerio de Salud (Minsa), mientras que varias municipalidades también han empezado a establecer sus propios requisitos y procedimientos, aunque no todas están avanzando al mismo ritmo.

Por información de las propias empresas, se sabe que la Municipalidad de San Miguel ha solicitado participar en la aprobación de los protocolos, pero no ha proporcionado ningún correo electrónico para recibir los documentos, por lo que –a la fecha– en ese distrito los proyectos no se han reanudado.

EL CASO MIRAFLORES

Una situación contraria a lo que sucede en Miraflores, en donde son varios los proyectos que ya han vuelto a obra. Gardino de Valico y Malecón Francia y La Paz 742, ambos de Aurora Grupo Inmobiliario, fueron los primeros en sumarse a la reactivación. Pero, no serían los únicos.

La inmobiliaria Valico, con su proyecto Gardino, ha sido una de las primeras en obtener luz verde para reanudar sus obras en el distrito de Miraflores. (FOTO: VALICO)
La inmobiliaria Valico, con su proyecto Gardino, ha sido una de las primeras en obtener luz verde para reanudar sus obras en el distrito de Miraflores. (FOTO: VALICO)

Según ha informado el propio alcalde Luis Molina, en su distrito existen 59 proyectos de vivienda multifamiliares (S/247 millones), 13 de hoteles (S/125 millones) y 10 proyectos mixtos (comercio y oficinas por S/145 millones). Hasta antes de que empiece la reactivación, todas estas apuestas representaban S/517 millones paralizados a consecuencia de la pandemia.

Por esa razón, en los próximos días, la Municipalidad de Miraflores –según pudo conocer este diario– aprobaría medidas regulatorias enfocadas en las actividades de edificación y construcción con el objetivo de promover la reactivación económica en el distrito durante el estado de emergencia que vive el país.

Así, en este distrito, hasta el 31 de diciembre próximo regirá un nuevo horario “excepcional” para la ejecución de obras y trabajos de acondicionamiento o refacción. De esta manera, las empresas podrán trabajar de lunes a viernes entre las 7 de la mañana y las 8 de la noche, mientras que los sábados podrán hacerlo hasta las 5 de la tarde.

Con dos proyectos, La Paz 742 y Malecón Francia, Aurora Grupo Inmobiliario también retomó obras en el distrito de Miraflores, y por eso sus ejecutivos no han dudado en destacar la proactividad de la comuna miraflorina.
Con dos proyectos, La Paz 742 y Malecón Francia, Aurora Grupo Inmobiliario también retomó obras en el distrito de Miraflores, y por eso sus ejecutivos no han dudado en destacar la proactividad de la comuna miraflorina.

Para acogerse a este nuevo horario, las inmobiliarias deberán presentar –hasta tres días antes del reinicio programado– una solicitud simple dirigida a la Subgerencia de Licencias de Edificaciones Privadas. Además de demostrar que ya cuenta con la autorización del MVCS, deben demostrar –como requisito adicional– que no existe ningún establecimiento hospitalario o casa de reposo en un radio de 100 metros.

Con relación a la configuración de los proyectos, tomando en cuenta su división por cantidad de dormitorios, la norma precisará que el 50% de las unidades de una edificación podrán ser, como máximo, de un dormitorio. Esta medida regirá para todo el distrito de Miraflores, sin excepción.

En el caso de los estacionamientos, se podrá considerar una reducción de hasta 10% en el requerimiento total. Pero, esta autorización solo será aplicable en caso sean reemplazados por estacionamientos para bicicletas. Para ello, la fórmula de reemplazo será “tres estacionamientos de bicicletas por un estacionamiento vehicular”.

Pero, en caso el número de estacionamientos requeridos en un proyecto resulte mayor al número de estacionamientos establecido en el Reglamento Nacional de Edificaciones, prevalecerá lo dictaminado por la norma de alcance nacional.

Mientras que en establecimientos comerciales con ingresos diferenciados para personas y para mercadería, al interior del predio (sin registro desde la vía pública) se deberá considerar un patio de maniobras (a puerta cerrada) para las operaciones de carga y descarga de dichos productos.

Y, en el caso de las edificaciones que contemplen “oficinas administrativas y servicios profesionales” se reafirma el requisito de un estacionamiento por cada 40 m2 de área techada total.

Con la aprobación de estas futuras modificaciones, la Municipalidad de Miraflores reafirmará su decisión de promover la inversión en el distrito, tal y como lo hizo a inicios del mes de mayo, cuando aprobó el decreto de alcaldía N° 003-MM para permitir la ampliación y cambio de giro de los negocios. Dicha medida estará vigente por un año y no implica la pérdida de la licencia original.

Según se ha podido conocer, son más de 60 los restaurantes y panaderías que se han acogido a esa norma, tal y como ha sucedido con la cevichería La Mar que hoy en día funciona como minimarket y pescadería, y la pastelería San Antonio que se reconvirtió a minimarket.