A través de la banca ya se ofrecen seguros de desempleo, protección de carteras y contra accidentes, mencionó el representante de Cardif (Crédito: Difusión).
A través de la banca ya se ofrecen seguros de desempleo, protección de carteras y contra accidentes, mencionó el representante de Cardif (Crédito: Difusión).
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

Las esperan que la venta de coberturas crezca a una tasa de doble dígito este año. Pero se requiere de un esfuerzo mayor para masificar el seguro.

A decir de Marcos Peñailillo, gerente general de BNP Paribas Cardif Perú, el mercado de seguros en el país está en crecimiento, pero todavía las ventas totales representan apenas el 1,7% del producto bruto interno, cuando en América Latina hay economías con participaciones cercanas al 5%.

De acuerdo con Peñailillo, hay varios desafíos que se requieren enfrentar para masificar las coberturas en la población en general.

En ese sentido, el ejecutivo destacó que la banca seguros –oferta de seguros a través de canales masivos como los bancos, entidades financieras no bancarias, tiendas por departamento, supermercados, empresas de servicios públicos y otros ‘retailers’–, ayudarían a expandir la oferta de protección.

Peñailillo comenta que, por ejemplo, Cardif opera a través de ocho socios comerciales ‘retailers’, que le han permitido tener cuatro millones de certificados de seguros vigentes.

“Los productos que ofrecemos a través de la banca seguros son muy accesibles. En promedio, las coberturas no obligatorias ofrecidas a través de estos canales tienen un costos promedio de entre S/20 y S/25”, manifestó el ejecutivo.

En la actualidad, la aseguradora ofrece a través de la banca seguros diferentes productos: desempleo involuntario, seguros de garantía, seguros de renta hospitalaria, desgravamen, protección de carteras, seguros de viaje, accidentes personales, sepelio, vida, oncológico, protección de pagos, asistencia dental, protección de carteras, entre otros productos.

Los desafíos

Por lo general, el seguro es un producto complejo de entender.

Para Peñailillo, se necesita que los canales de distribución de seguros brinden una mejor experiencia a los clientes. Por ello, se requiere de un trabajo conjunto entre el canal de distribución, la compañía de seguros y el regulador.

Esto, con el propósito de hacer más simple la comercialización y compra de seguros.

De acuerdo con el ejecutivo, se requiere que el contrato de seguro sea más simple de entender por los clientes y se pueda acceder a mayores segmentos de la población.

“El día que se pueda comercializar un producto de seguro en un ‘retail’ con facilidad en los procesos de adquisición, y se puedan desarrollar productos simples, se podrá mejorar la calidad de vida de los peruanos”, comentó.

Hoy la banca seguros también es una buena alternativa para que las entidades financieras bancarias y no bancarias puedan aumentar sus ingresos financieros. Por ejemplo, en los cuatro bancos grandes la venta de productos distintos a los créditos representa un poco más del 15% de los ingresos no financieros.