La campaña de vacunación a afiliados privados- adultos mayores de 80 años a más- se inicia el día de hoy en el centro de vacunación de la clínica Javier Prado. (Foto: GEC)
La campaña de vacunación a afiliados privados- adultos mayores de 80 años a más- se inicia el día de hoy en el centro de vacunación de la clínica Javier Prado. (Foto: GEC)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

Claudia Inga Martínez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El viernes último, el sistema privado de salud, representado por la y entidades prestadoras de salud (APEPS), dio el primer paso para el proceso de contra el a sus usuarios -que inicia hoy-, mediante la construcción del portal Vacuna para Todos, que filtra y facilita el contacto entre las personas y los encargados de aplicar la vacuna.

Aunque existe la voluntad y el consenso entre el sector privado y público de colaborar mutuamente para alcanzar la inmunización de los peruanos, en el más breve plazo posible, existen algunos problemas que requieren resolverse.

PARA SUSCRIPTORES | Semana Santa: ¿cómo harán los hoteles para captar turistas a pesar de la restricción para viajar?

A decir de Eduardo Morón, presidente de Apeseg y APEPS, el registro de personas que vacunará el sector privado es el proporcionado por el y ha sido definido con el criterio de no incluir a los afiliados del Seguro Integral de Salud (SIS), las sanidades de las Fuerzas Armadas, el cuerpo médico entre otros filtros.

No obstante, de acuerdo con Morón, el método del Minsa para acotar el padrón para el sector privado presenta dos problemas.

En primer lugar, que no es nuevo, es la falta de actualización de los registros, que pueden generar errores y con estos la exclusión de las personas.

Morón, cita como ejemplo, el caso de que una persona esté afiliada al SIS y al mismo tiempo con otro financiador de salud privado. Dado que por el criterio del Minsa, la vacunación de ese afiliado estaría en el ámbito del SIS, si este último no lo reconoce porque hay un error en el padrón, el usuario quedaría fuera de la vacunación.

Problema de información

Este problema en la información existe en todo el sistema de salud, tanto público como privado.

De acuerdo con el Registro de Afiliados al AUS de la , al 23 de marzo, el número de afiliados activos del SIS, cuyo registro cuenta con algún documento de identidad suma 23′065.095 personas.

No obstante, el número de personas declaradas por el SIS como afiliados activos, a la fecha, suma 23′591.706 personas, vale decir, hay un poco más de medio millón de personas que no están identificadas.

En el caso de Essalud, este ‘error’ de registro es de 743.937 personas. Esto porque el seguro social reporta a 9′627.027 afiliados cuyo registro cuenta con algún documento de identidad y 10′370.964 afiliados activos.

En el caso de las EPS, el error es de 58.121, en las clínicas con programas de salud prepagados es de 44.210 y en las aseguradoras y autoseguros hay más registros con DNI que los declarados solo como activos (7.138 y 3.450 respectivamente).

Para la exsuperintendenta de Susalud, Flor Philipps, este error puede obedecer a varios factores. El caso típico es de un trabajador de construcción civil que hoy puede estar en planilla y por lo tanto en Essalud, pero antes estaba el SIS y nunca le dieron de baja en este último.

Hoy iniciará la vacunación a los adultos mayores de 80 años a más que se encuentren afiliados a un seguro privado. |Foto: Leonardo Cuito
Hoy iniciará la vacunación a los adultos mayores de 80 años a más que se encuentren afiliados a un seguro privado. |Foto: Leonardo Cuito

Philipps señala que este problema se detectó en el 2014 y por esa razón se creó el programa ReSuelve, que de manera virtual expone el caso a todos los financiadores (IAFAS) y les daba un plazo menor a 24 horas para validar la información.

La especialista agrega que otra explicación del error es que los financiadores no han reportado bien, a pesar que la superintendencia ha sido muy dura. Philipps dejó la superintendencia a mediados del 2016.

Por otro lado, Morón sostiene que el otro problema del padrón es que no toma en cuenta quién es el principal proveedor de salud de las personas y en el caso de los afiliados de las EPS, a pesar de su estrecha relación con estas van a ser vacunados por Essalud.

Sin embargo, según Morón, Essalud tiene problema para contactar a sus afiliados, con lo cual, también existe el riesgo de que varios queden sin vacunarse.

PARA SUSCRIPTORES | Guerra eléctrica: ¿Cuál es su impacto en la masificación del gas natural y el gasoducto sur peruano?

A decir de Virginia Baffigo, expresidenta Essalud, este problema puede resolverse con cruzando la información de Essalud con la Sunat.

“Hay un desorden que espero que cambie”, dice Morón, quien precisa también que la idea de los privados es ser complementarios en el proceso de vacunación, utilizar la vacuna del Minsa, brindar el servicio gratis, respetar la cola y ser transparentes.

Para garantizar que así sea, habrá una supervisión por parte del Minsa y Susalud a este proceso, como indicaron desde el Gobierno en conferencia de prensa.

Ritmo de vacunación

¿A cuántas personas se vacunará entonces? La primera fase de vacunas es muy baja, afirma Morón. “Nos ofrecieron 3.500 dosis y ese número va a ir aumentando, ya que se espera que la llegada de las vacunas suban de 50 mil a 200 mil por semana [en abril]”, apunta.

Según sus cálculos, en dos semanas habrán concluido la inoculación de este primer paquete de vacunas.

No obstante, reconoce que el primer padrón con el que se empezará a vacunar, con personas desde los 80 años, está incompleto porque solo están los afiliados de las aseguradoras y EPS, cuando también se está incorporando a los autoseguros y a las clínicas que ofrecen planes de salud prepagados. “Cuando los padrones de estas instituciones estén incorporados podremos vacunar a más personas”, sostiene.

De acuerdo a Alejandro Langberg, presidente de la Asociación de Clínicas del Perú, son 11 las clínicas con planes de salud prepagadas que han mostrado su interés en participar. Entre ellas están la Clínica San Pablo, Anglo Americana, El Golf, Auna/ Oncosalud, entre otras. Langberg recalca que el compromiso es que la vacunación no tenga costo alguno para el paciente, por lo que comenta que cualquier costo asociado al proceso en el centro destinado para este fin - que se estima en casi US$4 por paciente- lo pagaría Apeseg.

En tanto, para que la vacunación del sector privado empiece en provincias, se necesitará un poco más de tamaño para comenzar, precisa Morón. Primero, vacunarán en Lima a las personas de 80 años a más, para luego evaluar en dónde hay grupos significativos de afiliados. la cabeza de Apeseg estima que Arequipa y Trujillo podrían ser las siguientes ciudades, ya que es dónde más afiliados hay.

“De este resultado y de que el sector privado tenga una participación eficaz y transparente dependerá que sigan estas alianzas público privadas en adelante”, puntualiza Baffigo.

DATO

Alejandro Langberg, de la Asociación de Clínicas del Perú, sostiene que no se vacunará en todas las clínicas sino que se destinarán ciertos espacios como vacunatorios. El primero, que es el centro de vacunación de las EPS, será en la Clínica Javier Prado, y conforme aumente la cantidad de personas a vacunar, se podrían implementar más. La clínica Delgado y la red Sanna se han mostrado interesadas, cuenta.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

MTC implementó la nueva licencia de conducir electrónica
Conoce en esta nota los pasos para poder descargar tu brevete