Álvaro Arce

Siete de cada 10 en el Perú pertenece al sector informal. Esto quiere decir que no recibe un sueldo adicional al año (por concepto de CTS) ni gratificaciones (dos sueldos adicionales al año) ni protección social (pensiones ni salud). Casi la mitad de personas de la clase media pertenece al sector informal, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Pero la situación no es solo problema del trabajador como tal, sino de la sociedad en su conjunto. Cerca del 80% de los trabajadores informales en el Perú (ocho de cada 10 trabajadores informales) pertenecen a la clase vulnerable: es decir, pueden ver afectadas sus ingresos económicos de manera significativa en cualquier momento y caer en la pobreza. Además, trabajan en sectores de baja productividad, como el comercio y la agricultura. 

EXCLUIDOS
El acceso a empleo formal es particularmente difícil para los jóvenes, mujeres, personas con bajos niveles de educación y para las personas en áreas rurales. 
Por ejemplo, los jóvenes (personas de entre 15 y 29 años) tienen problemas para acceder a un empleo formal.

Entre quienes viven en extrema pobreza, 8 de cada 10 trabajadores están en el sector informal; entre quienes viven en pobreza moderada, 7 de cada 10; mientras que entre quienes viven en situación vulnerable, cinco de cada 10 jóvenes tienen un empleo informal. 

Por otro lado, dentro del empleo informal los trabajadores independientes representan el 41% del total de trabajadores informales. Los trabajadores que no reciben un sueldo mínimo son el 31%; mientras que las trabajadores del hogar representan el 22%. 

MOTIVOS
La informalidad en el Perú puede ser consecuencia de tres factores. Primero, por elección: tanto el empleador como el trabajador optan por ser informales para evadir costos y tener mayores beneficios. Segundo, por evasión: las empresas prefieren quedarse en el sector informal. Y tercero, por exclusión: los trabajadores están dispuestos a asumir los costos de los empleos formales, pero no pueden acceder a ellos pues no tienen ofertas de empleo formal.

Al menos 11% de los trabajadores trabajan en el sector informal pues no tienen otra opción. 

EFECTOS
La informalidad es una de las principales barreras para que en el Perú se dé un crecimiento económico inclusivo –con beneficios para la mayor cantidad de ciudadanos–. Y genera un círculo vicioso que afecta a las personas con escasos recursos, pues no les ofrece capacitaciones, acceso a servicios públicos y los sueldos que paga son bajos. 

Si bien la informalidad laboral se ha reducido de 79,9% en el 2007 a 72,8% en el 2015, se estima que seguirá siendo del 50% en el 2030. 

NIVELES DE INFORMALIDAD EN LA REGIÓN

Fuente: OCDE. 

TAGS RELACIONADOS