Alex Spangenberg, gerente general adjunto de negocios Banco Pichincha (Foto: Hugo Pérez / El Comercio)
Alex Spangenberg, gerente general adjunto de negocios Banco Pichincha (Foto: Hugo Pérez / El Comercio)
María Rosa Villalobos

La economía empezó el 2019 con un prometedor incremento del 4%, sin embargo factores externos y la caída de la confianza empresarial, además de la debilidad de inversión pública ocasionaron que las perspectivas de crecimiento se reduzcan a alrededor del 2%. Para el , el séptimo banco por cuota de mercado, este menor dinamismo económico junto a otros factores afectaría la campaña navideña.

En el marco del , Alex Spangenberg, gerente general adjunto de negocios Banco Pichincha, la campaña navideña vendría bien, pero no tan bien como otros años. Esto, debido al enfriamiento de la economía peruana y a la incertidumbre que ocasionaría las elecciones de congresistas de enero del próximo año.

“En diciembre se mezcla la campaña navideña con una campaña electoral, eso hace que haya mucha bulla y mucho ruido político y termine afectando la confianza del consumidor y posiblemente no sea una buena campaña como en años anteriores”, comentó Spangenberg a El Comercio.

El ejecutivo indicó que el mensaje de los organizadores del CADE sobre la responsabilidad de las empresas fue claro, pero indicó no perder de vista el papel de las empresas en la economía.

El ejecutivo señaló que en el caso del Banco Pichincha, el número de clientes sobre todo de la mediana empresa, microempresa y consumo aumentó en 12%, lo que incidió en que sus ingresos financieros crezcan en 15%.