BBC News Mundo

Servicio de noticias

Cuando crecía en un pueblito de Maine, EE.UU., a Andrew Silvernail nunca le pasó por la mente llegar a ser jefe de una empresa global.

La fábrica de papel local era una de las pocas compañías en la zona. "Ni siquiera sabía lo que era una empresa", dice. "No lo digo en broma". Fue en la universidad que descubrió su pasión por los negocios, tras ayudar a un empresario de la construcción a lanzar una campaña política.

"Era una persona increíblemente motivada por sus valores", afirma Silvernail. "Tenía un sentido de misión y trataba de mejorar la vida de la gente".

Luego, al trabajar como analista en una firma financiera, un director de otra empresa le sugirió enfocarse en ser jefe de una compañía propia. Entonces desechó la idea, pues asociaba a muchos famosos directores con un estilo autocrático de liderazgo que no le gustaba.

Ahora es el director ejecutivo de IDEX Corporation, una compañía valorada en US$8.600 millones, que desarrolla numerosos productos de fluidos para diversas industrias.

Y dice que no importa si eres introvertido o extrovertido, o si tienes una sobreabundancia de carisma.

Lo que cuenta es cómo tratas a tus empleados, tu propósito laboral y ser humilde. "Algunas percepciones están comenzando a desaparecer", sostiene. La consultora ghSMART, con sede en Chicago, EE.UU., concuerda: abundan los mitos sobre las credenciales que debe tener un líder exitoso.

"Puedes pensar que nadie apostaría a que serías un jefe en 10 ó 20 años", señala Eleba Lytkina Botelho, socia en ghSMART y fundadora del Proyecto Geneome, un estudio de diez años que ha examinado a miles de directores generales para determinar lo que hace que un líder sea exitoso.

"Lo que encontramos es alentador, en cuanto a que la gente de orígenes modestos puede alcanzar la cima".

Para Silvernail -director de alto rendimiento, según Botelho- ser un ejecutivo exitoso depende de tres cosas: hacer la vida mejor para sus partes interesadas (accionistas, empleados y la comunidad en general), entender su negocio y centrarse en las personas.

"Quiero poder ser grande", apunta. "Ese es mi trabajo, crear un ambiente donde las personas puedan ser mejores cada día".

Entérate en la galería cuáles son estos cinco mitos que están sobrevalorados en el mundo de los ejecutivos y por qué no debes creer en ellos.

TAGS RELACIONADOS