Gastón Mendoza, CEO de Detecta, señala que el emprendedor debe amar lo que hace y ser una persona de valores. (Foto: Rolly Reyna)
Gastón Mendoza, CEO de Detecta, señala que el emprendedor debe amar lo que hace y ser una persona de valores. (Foto: Rolly Reyna)
Franco Balza Tassara Cánepa

Redactor de la sección Economía y Día1

franco.balza@comercio.com.pe

Detecta prevé este año abrir dos nuevos locales y crecer un 30% respecto al 2019. Actualmente, cuenta con dos establecimientos (Detecta Clínica y Detecta Centro), indica Gastón Mendoza.

—¿Cómo surge la idea de fundar una empresa para el tratamiento del cáncer?

Tuve la oportunidad de hacer la residencia en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. Siempre pensé que si alguien abría un negocio frente al hospital, iba a tener éxito. Siempre soñé con eso, y en el 2002, junto con tres socios fundamos Oncodetecta. Luego de dos años, abrimos Detecta.

—¿Por qué cambiaron de nombre?

El local en el que empezamos a trabajar era alquilado. Hice un contrato de palabra por cinco años, pero el dueño, que era también médico, vio que el negocio prosperaba y decidió dejar de alquilarnos para él continuar con el negocio. Ahí aprendí que todo hay que hacerlo por escrito y con abogados. Nos mudamos luego al segundo piso de una casa, al costado del anterior establecimiento, y los pacientes siguieron llegando. Así aprendí otra lección, que es que si el servicio es de calidad, la gente te busca.

—¿Cuál es la clave del éxito?

Creo que una de las verdaderas armas de Detecta, además de apostar por la calidad de sus equipos y sus médicos, es no mentir. Esa confianza genera más confianza y más pacientes. Cuando a una persona que tiene cáncer le dices la verdad sobre su estado y le das el tratamiento que corresponde, le cambias la vida y cree en ti. No se puede negociar con la salud.

—¿Cuál ha sido el principal logro que ha obtenido con Detecta?

El Colegio Médico del Perú tiene un seguro oncológico y ha escogido a Detecta como su aliado estratégico en el manejo del cáncer. Para nosotros eso ha sido un honor. Esto nos ha permitido firmar este año contratos muy importantes, ya que nuestra carta de presentación es que somos médicos que trabajamos para los médicos.

—¿Cómo recibió la noticia de que había sido elegido como un LEC?

Es una noticia que te cambia la vida, ya que alguien que no tiene ningún vínculo contigo, te reconoce por estar haciendo las cosas distintas. Recuerdo que en la ceremonia de premiación nos dijeron [a los ganadores] que nosotros somos la esperanza de este país. Y eso es verdad. Creo que las empresas que trascienden en la historia son aquellas que creen en el valor de la verdad, de la calidad y de ayudar a los demás.