Incorporar metodologías ágiles en las organizaciones es importantes para desarrollar objetivos creativos.
Incorporar metodologías ágiles en las organizaciones es importantes para desarrollar objetivos creativos.
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La pandemia generó que las empresas se concentren en sus procesos de transformación digital, y dentro de ellos, las metodologías ágiles son claves para darle un giro a la forma de operar. Estas son definidas como el conjunto de herramientas y técnicas que permiten mejorar puntos específicos de un proyecto al interior de una empresa.

MIRA: ONP: Once cambios en el reglamento que permiten al afiliado alcanzar y mejorar su pensión

Como explica el docente del Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor CIDE-PUCP, Henry Yauri, las metodologías ágiles se diferencian de los métodos tradicionales por el desarrollo colaborativo entre los actores involucrados, ya que no se ciñen a una planificación específica y cuentan con flexibilidad para lograr productos adaptados al cliente.

Estos métodos, señaló, cuentan con múltiples usos, desde mejorar procesos en la organización hasta crear productos para el mercado. Bajo ese contexto, entre los principales beneficios está el hecho de crear autonomía en los equipos de trabajo, mejorar los objetivos trazados y testear de manera más rápida los productos.

Yauri explicó que hay ciertas metodologías más utilizadas que otras por las empresas. Pero resaltó que todas son adaptables. Las más usadas en el país son tres: Scrum, Kanban y Lean. Sobre la primera comentó que se aplica como un marco colaborativo para que los equipos mejoren continuamente su producto, los colaboradores como grupo humano y su entorno de trabajo. “Al contar con un texto explicativo acerca de los lineamientos y la aplicación en las organizaciones paso a paso, genera mayor adherencia”, sostuvo.

MIRA: Agro: ¿Qué proponen Pedro Castillo y Keiko Fujimori para mejorar la competitividad del sector?

En cuanto a Kanban, refirió que la aplicación de este modelo inició en los años setenta, en la implementación de fábricas de producción, y sirve para determinar las funciones de los equipos y hacer seguimiento a sus acciones mediante tableros. Para el docente, la gran aceptación que tiene radica en su presentación visual, que resulta didáctica.

Respecto a la metodología Lean, tiene sus orígenes en la empresa Toyota. Su máximo objetivo es la satisfacción del cliente y el menor uso de recursos. También se enfoca en eliminar los diferentes tipos de desperdicios (entendidos como tiempo muerto, sobreproducción, transporte innecesario, etc), pues no generan valor en la empresa.

“Para aplicar estas metodologías, es importante reconocer los objetivos y romper con ciertas trabas como la resistencia al cambio, ya que una sola persona no puede realizar esta transformación. El equipo debe estar comprometido, y solo así se logrará un cambio importante”, dijo Yauri, y recomendó visitar los cursos de innovación para más información .

MIRA: Reforma y recaudación tributaria: ¿qué plantean Fuerza Popular y Perú Libre?

PRINCIPALES RETOS

Al respecto, Daniel Falcón, CEO de Neo Consulting, refirió que si son bien aplicadas, las metodologías ágiles pueden ser positivas para las organizaciones. Sin embargo, algo que ha notado en muchas implementaciones, hablando de los sectores más grandes del país, es que no se ve el tema completo. El principal problema muchas veces es que las empresas grandes al aplicar las metodologías ágiles reestructuran procesos y equipos, “pero algo que se olvida es la cultura organizacional, y se deja de lado todo lo que son las líneas de carrera y desarrollo de personas”.

Como consecuencia, al no haber apoyo en el tema cultural, las metodologías ágiles no tienen el impacto que podría tener si son bien implementadas.

MIRA: IE University: Conoce paso a paso cómo postular y aplicar a becas de grado y posgrado de esta universidad española

Otro punto es que al no haber líneas de carrera, lo que está pasando en los sectores más importantes es que las personas no tienen claro cómo ascienden, cuál es su próximo paso, y eso genera frustración. “Por eso, entre marzo y abril ha habido un movimiento increíble de personal entre las organizaciones, algo que no habíamos visto desde que inició la pandemia”.

Para Falcón, la agilidad puede ser muy buena, pero al no implementarla con todo lo que significa un cambio tan grande, está ocasionando frustración en las personas, y son pocas las organizaciones que está implementándola adecuadamente.