Grados: “La situación es más complicada de lo que esperábamos”
Grados: “La situación es más complicada de lo que esperábamos”
Álvaro Arce

El presidente del directorio de , Pedro Grados, conversó con El Comercio sobre la situación y los retos de la banca de desarrollo estatal. Además, anunció que el Gobierno publicará un decreto supremo que dará claridad y orden a las funciones de este organismo y a su rol subsidiario.

 

—Pasados siete meses desde que asumió el cargo, ¿cuál es el balance de lo encontrado en Cofide?
La situación es bastante más complicada de lo que esperábamos. En esencia, lo que hemos descubierto es un conjunto de procesos sin los controles adecuados y complicaciones en la interpretación de la norma. Además tenemos un problema financiero. Estos tres problemas los vamos a resolver.

—¿Cuál es la magnitud de ese problema financiero?
En las primeras estimaciones asumíamos que era de entre US$200 millones y US$300 millones. Hoy diría con alta certidumbre, aunque aún faltan un par de semanas de trabajo de los especialistas, que es de US$500 millones. Esto no quiere decir pérdidas, pero sí provisiones que debieron haberse realizado.

—¿Y eso en qué situación pone a Cofide de cara a sus resultados de este año? Provisionar US$500 millones es importante.
El problema de interpretación regulatoria llevó a este problema financiero. La solución es un decreto supremo que está por salir y, en paralelo, [la aplicación de] un programa de fortalecimiento patrimonial coordinado con el MEF, que tiene cuatro pilares. Primero, la revaluación a valor patrimonial de las acciones de la CAF que hay en nuestro patrimonio. De los US$1.000 millones de este, US$700 millones son estas acciones. Representaría entre US$300 millones y US$350 millones para Cofide. Segundo, capitalizar parte de la deuda gobierno a gobierno canalizada por nosotros: US$100 millones más. Tercero, la búsqueda de un socio, de preferencia un organismo multilateral. Y cuarto, capitalizar prácticamente el 100% de utilidades de los siguientes años. Estamos con un problema, pero tenemos una solución. 

—Si Cofide ha sido capaz de generar un problema de US$500 millones, ¿por qué evaluar estas alternativas en vez de cerrarlo?
Si los mercados fueran perfectos y los flujos de capital entraran directamente, probablemente esa pregunta tendría mayor sentido. Pero en una economía y sociedad como la peruana, Cofide tiene que trabajar en dos niveles. Uno donde la actividad privada no desea entrar y se nos solicita ir de socios. El Metropolitano no existiría si Cofide no lo hubiera financiado. Dos, para generar inclusión financiera, apoyar a que clientes que no están en la banca la conozcan.

—El ejemplo del Metropolitano puede tener sentido en ese rol subsidiario. Pero Cofide usó esa justificación para asumir el riesgo de un ducto de gas y de una minera junior...
De acuerdo. Lo importante es saber dónde hay una falla de mercado que pueda ser corregida, dónde existe un mayor efecto multiplicador en beneficio de la sociedad, y cuándo te tocan la puerta para un proyecto que no es rentable ni tiene un impacto social importante. 

—Imagino que en el caso que le citaba, de Minera IRL, el compromiso de Cofide de ampliar su línea queda fuera con esta visión.
Sí. Hace un mes y medio informamos a los accionistas de la empresa que ya no íbamos a continuar con la estructuración y el financiamiento. 

—Además de Minera IRL (US$70 millones) y del gasoducto sur peruano (US$125 millones), ¿qué más hay en esta cartera con problemas?
Ocho o 10 proyectos más para los que, al día de hoy, consideramos que va a ser necesario generar provisiones. Las normas de Cofide permiten hacer provisiones específicas para instituciones financieras, no para clientes finales. Cuando la provisión no es específica, sino voluntaria, no pasa como gasto y tributa. Con el decreto supremo que saldría en los próximos días, Cofide solo entrará en operaciones dentro de su marco de acción y, luego de coordinarlo con la SBS, generará provisiones específicas cuando se amerite.

—Una vez que se resuelva este problema, ¿cuál es la agenda a seguir?
Una agenda de crecimiento. Primero, mantener el enfoque en infraestructura, trabajando con Pro Inversión y otras instituciones. Una segunda línea tiene que ver con la consolidación de las microfinancieras y la bancarización. Lo tercero cruza a otras líneas, que es el desarrollo del mercado de capitales con el objetivo de disminuir el costo de financiamiento para toda la economía. También algunos créditos corporativos donde la banca privada considere importante que el Estado esté. Otra línea es el apoyo a la base de la pirámide y el emprendimiento.

—¿No son demasiadas actividades?
No queremos generar duplicidades. Vamos a conversar con otras entidades del Estado para evitar la superposición y estar donde seamos necesarios. 

—¿El nuevo decreto supremo instalará candados?
Sí. Cofide no podrá asumir un riesgo de más del 25% del crédito total. Otro candado es un cambio en la estructura del capital humano, que lo hay, pero la idea es incrementarlo.

—¿Y qué van a cambiar en los procesos?
En Cofide no existía el triple control, en el que las áreas de negocios, riesgos y operaciones se supervisan. Este ya se estableció. También se viene haciendo una revisión independiente del portafolio. Esto es fundamental porque la principal fuente de financiamiento de Cofide son bonos, y debemos dar confianza a nuestro bonistas. 

—¿Las provisiones impondrán un estrés al repago de esos bonos?
No. Trabajamos para que no se deteriore el ratio de capital. Descubierto el problema, estamos generando la mejora. No hay ningún problema de liquidez: nuestras emisiones han sido en los últimos años a 10 años [local] o 30 años [internacional]. Lo importante es que nuestros bonistas tengan claro que no hay problema de liquidez, más allá de que tengamos un riesgo cuasi soberano. 


PERFIL
Profesión: Economista
Experiencia previa: Vicepresidente de Wealth Management & Pensionsen Scotiabank Perú
Experiencia en el sector público: Superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas, y gerente de Riesgos en la SBS

TAGS RELACIONADOS