(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

El temor a una entre las dos principales economías mundiales agitó los mercados de China el viernes, con la caída más acusada en seis semanas de sus índices bursátiles, mientras el rendimiento de los bonos bajaba porque los inversores apostaban por activos menos riesgosos.

Las cayeron con fuerza luego que Pekín desveló planes para fijar de hasta US$3.000 millones a las estadounidenses, en represalia por las cargas impuestas por Washington a los productos de acero y aluminio procedentes de China y otros países, que entraron en vigor el viernes.

Mientras que los mercados cambiarios del China permanecieron tranquilos, en medio de análisis de expertos que indicaron que es improbable que cualquier respuesta china a las acciones comerciales de Estados Unidos incluya cambios a su política con las divisas.

En tanto, el Nikkei cerró con un desplome del 4,5 por ciento, a 20.617,86 dólares, su mayor descenso porcentual desde comienzos de febrero y su nivel de cierre más bajo desde el 3 de octubre.