El lunes la divisa brasileña cerró en su mínimo histórico de fin de operaciones, de 4,2179 reales por billete verde. (Foto: AFP)
El lunes la divisa brasileña cerró en su mínimo histórico de fin de operaciones, de 4,2179 reales por billete verde. (Foto: AFP)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

El real brasileño se mantuvo este martes en sus mínimos históricos frente al , debilitado según los analistas por el impacto de la entre China y Estados Unidos, la agitación regional y las incertidumbres políticas en Brasil.

El billete verde se cotiza desde el lunes por encima de los 4,20 reales, algo que no ocurría desde septiembre de 2018, en plena campaña electoral en Brasil.

El lunes la divisa brasileña cerró en su mínimo histórico de fin de operaciones, de 4,2179 reales por billete verde, con una depreciación de 0,51% respecto al viernes.

El mínimo de la cotización intradiaria remonta a septiembre de 2015, cuando el dólar llegó a negociarse a 4,2487 reales, en plena recesión económica y crisis política.

Este martes hacia las 16H00 GMT el dólar se negociaba a 4,211 reales, después de haber llegado durante la sesión a 4,219.

“El dólar está subiendo por factores que no tienen que ver solo con Brasil, sino con la guerra [comercial] entre Estados Unidos y China. Y también hay inseguridad política”, en un momento en que las reformas promercado del presidente Jair Bolsonaro se ralentizan, afirmó Daniela Casabona, socia-directora de FB Wealth.

“Otro de los principales motivos [de la desvalorización del real] es el de las crisis en América Latina como un todo, que generan aún más incertidumbres en la región”, agregó.

La fortaleza del dólar, potencialmente inflacionaria, podría afectar la perspectiva de una nueva reducción en diciembre de la tasa básica Selic, actualmente en un mínimo histórico de 5,5%.

El Banco Central de Brasil indicó en octubre, tras recortar por tercera vez seguida la tasa, que veía espacio para un nuevo recorte de 0,5 puntos porcentuales en su última reunión del año.

Según Casabona, el tipo de cambio “ya está influyendo en las tasas futuras, que tuvieron un pequeño aumento”, y la decisión de diciembre dependerá de la evolución de “algunos factores”.

“Es difícil hacer una estimación. Teníamos un escenario más optimista, pero se modificó”, señaló.

“El inversor no quiere tomar riegos y acaba saliendo”, agregó.