Arabia Saudí había anunciado ya un aumento de producción a 12,3 millones de barriles diarios a partir de abril. (Foto: Getty Images)
Arabia Saudí había anunciado ya un aumento de producción a 12,3 millones de barriles diarios a partir de abril. (Foto: Getty Images)
Agencia AFP

Agencia de noticias

Los precios del volvieron a bajar el miércoles por los anuncios de Arabia Saudí y los Emiratos Arabes Unidos que planean aumentar drásticamente su producción de crudo, en momentos en que la demanda se ve debilitada por la propagación del en el mundo.

En Londres el barril de Brent del mar del Norte para entrega en mayo perdió 3,8% a US$ 35,79. Mientras tanto, en Nueva York, el barril de WTI para abril perdió 4% a US$ 32,98.

Los dos barriles de referencia habían abierto al alza luego de subir también el martes tras su peor caída desde 1991 el lunes, luego de que Rusia y Arabia Saudí no alcanzaran un acuerdo de reducción de producción para sostener los precios, y Riad bajara unilateralmente sus cotizaciones.

Pero la tendencia se invirtió cuando la estatal saudí Aramco anunció que aumentará nuevamente su producción de petróleo a 13 millones de barriles diarios, tres millones más que lo producido actualmente y en el mismo nivel que Estados Unidos.

Arabia Saudí, el mayor exportador de crudo del mundo, había anunciado ya un aumento de producción a 12,3 millones de barriles diarios a partir de abril.

Emiratos Arabes Unidos también anunció un incremento de producción de un millón de barriles diarios, en medio de la pulseada con Moscú.

La OPEP redujo de manera contundente sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial de crudo en 2020. (Foto: AFP)
La OPEP redujo de manera contundente sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial de crudo en 2020. (Foto: AFP)

DEMANDA EN CAÍDA

“Estos aumentos de producción, además de los anunciados por Rusia y otros miembros de la OPEP, asociados a que se espera una demanda estancada o en caída en 2020 a causa del coronavirus, probablemente dejarán las cotizaciones deprimidas por un tiempo”, destacó Christin Redmond, de Schneider Electric.

La OPEP redujo de manera contundente sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial de crudo en 2020, como consecuencia de la desaceleración económica y la propagación fuera de China de la epidemia de coronavirus, de acuerdo a su informe mensual dado a conocer este miércoles.

Actualmente prevé un crecimiento de la demanda de 60.000 barriles por día (mb/d) y señala que “en vistas a los últimos acontecimientos, los riesgos de deterioro superan a los indicadores positivos y dejan entrever amplias revisiones a la baja del crecimiento de la demanda”.

De su lado, la Agencia de Información sobre Energía (EIA) de Estados Unidos bajó alrededor de 30% sus previsiones de precios para este año, y espera un precio promedio del Brent de US$ 43 en 2020 contra 65 antes, y US$ 38 para el barril del WTI, frente a US$ 59 previsto anteriormente.

En Estados Unidos, las reservas aumentaron por séptima semana consecutiva, contribuyendo a la tendencia bajista del mercado.