Es importante que los bancos centrales ayuden a mantener la calma y eviten que las primas de riesgo se expandan excesivamente manteniendo estables los flujos de liquidez. (Foto: EFE)
Es importante que los bancos centrales ayuden a mantener la calma y eviten que las primas de riesgo se expandan excesivamente manteniendo estables los flujos de liquidez. (Foto: EFE)
Agencia EFE

Agencia de noticias

Las han cerrado una de las peores semanas de su historia, con pérdidas acumuladas que rondan el 20 %, por el pánico que la expansión del ha desatado entre los inversores, aunque han logrado terminar la sesión del viernes con ganancias.

Las bolsas europeas han abierto la jornada con fuertes subidas, que han llegado a superar en algunos casos el 10 % a media sesión, pero se han desinflado un tanto en las últimas horas a pesar de la apertura en verde de Wall Street.

Los mercados se han tomado un respiro tras las inyecciones de liquidez anunciadas en las últimas horas por la Reserva Federal de EE.UU., el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón.

En la jornada del viernes, Milán ha subido un 7,12 %; Madrid, un 3,73 %; Londres, un 2,46 %; París, un 1,83 %; y Fráncfort, un 0,77 %.

En el conjunto de la semana, sin embargo, Milán ha perdido un 23,3 %; Madrid, un 20,85 %; Fráncfort, un 20,1 %; París, un 19,86 %; y Londres, un 16,97 %.

Bolsas europeas cerraron recuperadas tras desplome en la semana.
Bolsas europeas cerraron recuperadas tras desplome en la semana.

El cambio de tendencia en la sesión del viernes no ha llegado a las bolsas asiáticas, que han cerrado con pérdidas lastradas por el desplome ayer de Wall Street, que bajó el 10%, el mayor descenso desde el “crash” de 1987.

Con estos condicionantes, Tokio ha caído un 6,08 %; Hong Kong, un 1,14 %; Shanghái, un 1,23 %; y Seúl, un 3,43 %.

En Wall Street, el Dow Jones sube ahora en torno al 3 %.

Los analistas creen que las medidas adoptadas hasta ahora por los bancos centrales ayudan a calmar la situación pero no son suficientes para afrontar una crisis como la actual.

Esty Dwek, de Natixis Investment Managers, considera que las medidas fiscales por parte de los gobiernos son “absolutamente necesarias”.

En su opinión, los datos económicos de marzo serán pobres y el impacto del coronavirus continuará en abril.

En la misma línea, Stefan Rondorf, de Allianz Global Investors, subraya que los bajos tipos de interés, por si solos, "no estimularán la economía ni ayudarán a solventar los cuellos de botella de las cadenas de suministro".

No obstante, cree que es importante que los bancos centrales ayuden a mantener la calma y eviten que las primas de riesgo se expandan excesivamente manteniendo estables los flujos de liquidez.

Después de que algunos gobiernos anunciaran planes de estímulo, la Comisión Europea (CE) ha avanzado hoy que espera movilizar una inversión de hasta 37.000 millones de euros que se destinarán a sanidad, empleo y pymes.

Además, los dirigentes del G7, que agrupa a los países más ricos del mundo, celebrarán el próximo lunes una cumbre extraordinaria por videoconferencia para coordinar su respuesta ante la crisis del coronavirus.

De momento, el Gobierno alemán ha comprometido este viernes un programa de créditos para empresas “sin límites” para evitar problemas de liquidez en su tejido empresarial.

Desde el lado de los bancos centrales, la Reserva Federal de EEUU anunció el jueves que inyectará 1,5 billones de dólares en el sistema financiero para atajar los efectos del coronavirus en los mercados. La Fed ofreció ayer 500.000 millones de dólares en valores a tres meses, a los que se sumará hoy un billón de dólares adicional.

En la misma línea, el Banco de Japón ha realizado hoy una inyección en el sistema financiero de 700.000 millones de yenes (5.918 millones de euros/ 6.631 millones de dólares) a través de compra de bonos soberanos, para mitigar la volatilidad en los mercados.

El BCE anunció ayer que comprará deuda por 120.000 millones de euros adicionales hasta final de año. Además, impulsará nuevas operaciones de liquidez a largo plazo para que el sistema financiero tenga suficiente liquidez.

En el mercado del petróleo, el Brent, el crudo de referencia en Europa, sube un 2,5 %, hasta superar los 34 dólares por barril, y el Texas, referente en EE.UU., lo hace un 1,3 %, hasta rozar los 32 dólares por barril.