La elaboración de un marco regulatorio para el uso medicinal del cannabis en Brasil ha estado en marcha durante unos cinco años.
La elaboración de un marco regulatorio para el uso medicinal del cannabis en Brasil ha estado en marcha durante unos cinco años.
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

Las autoridades sanitarias brasileñas aprobaron normas más flexibles para la venta de productos de , resistiendo la presión de las facciones más conservadoras del gobierno.

El regulador de salud, Anvisa, firmó las pautas el martes, permitiendo a las compañías farmacéuticas vender productos de cannabis bajo recetas que los farmacéuticos pueden retener después de la venta. Hasta ahora, solo a los pacientes se les permitía importar dichos productos en Brasil.

Las nuevas reglas permiten a las compañías farmacéuticas importar productos de cannabis semielaborados para fabricar medicamentos a base de cannabis a nivel local.

“La aprobación superó las expectativas”, dijo por teléfono Fabiana Mascarenhas, socia de la firma de abogados con sede en Sao Paulo Daniel Advogados. “Anvisa demostró que es muy independiente de las influencias conservadoras en el gobierno”.

Las pautas de Anvisa también establecen requisitos para la comercialización, la prescripción, el suministro, el monitoreo y la supervisión de productos de cannabis.

“La etiqueta no puede contener ninguna referencia al ‘producto natural’ y será tratado como un medicamento para la espalda”, dijo Gabriel Sacramento, de Daniel Advogados, en la misma entrevista.

La elaboración de un marco regulatorio para el uso medicinal del cannabis en Brasil ha estado en marcha durante unos cinco años. Este año, la votación de Anvisa sobre las reglas fue pospuesta varias veces, en medio de la oposición de algunos miembros del gobierno.

“En California, el 80% de las personas que usaban marihuana medicinal no tenían ninguna enfermedad”, dijo el Ministro de Ciudadanía del presidente Jair Bolsonaro, Osmar Terra, en una sesión del Senado brasileño a principios de este año. “Inventan síntomas, hacen cualquier cosa para obtener una receta y usarla”.

La nueva regulación entra en vigencia 90 días después de su publicación en el boletín oficial. Anvisa también está analizando reglas para cultivar cannabis en Brasil.

Desde 2015, cuando el gobierno permitió a los pacientes importar medicamentos a base de cannabis, Anvisa ha registrado 7.786. Este año hasta septiembre, se registraron 5.321 personas, un 47% más que el total del año pasado. Los medicamentos a base de cannabis se usan en el tratamiento de enfermedades como el Parkinson y la epilepsia refractaria.