La se tambaleó en el 2015 y solo se proyecta una moderada recuperación para el 2016 y el 2017 debido a la persistencia de debilidades cíclicas y estructurales según el informe "Situación y perspectivas de la economía mundial" (WESP, por sus siglas en inglés) publicado hoy por .

Así, se estima que el crecimiento de la economía mundial llegará solamente a un 2,4% este año, 0,4 puntos porcentuales menos a lo proyectado hace seis meses por la organización, debido a cinco "vientos en contra" para la economía global. 

En tanto, "la debilidad del crecimiento está afectando también a los mercados laborales en numerosos países en desarrollo y economías en transición. La tasa de desempleo está aumentando, especialmente en América del Sur, o se mantiene elevada de forma persistente, como en Sudáfrica. Al mismo tiempo, la inseguridad laboral está en general cada vez más arraigada a medida que se materializa un cambio desde el trabajo asalariado hacia el autoempleo", apuntó Naciones Unidas

"Con brechas de producto persistentes, el crecimiento moderado de los salarios y menores precios de las materias primas, la inflación global está en sus niveles más bajos desde 2009", agregó el informe. Los riesgos de deflación en las economías desarrolladas han disminuido pero no han desaparecido del todo, especialmente en Japón y en la zona del euro.