La demanda de petróleo de Asia se ha desplomado a raíz de la epidemia. (Foto: AFP)
La demanda de petróleo de Asia se ha desplomado a raíz de la epidemia. (Foto: AFP)
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

Los inversionistas en bonos corporativos solo parecieron preocuparse por el durante unos días. Puede que no estén prestando suficiente atención a una amenaza real, dicen algunos administradores de fondos.

El mercado de bonos corporativos de alto rendimiento de subió esta semana, al generar ganancias cercanas al 0,63% hasta el cierre del jueves, mientras las primas de riesgo sobre la deuda con grado de inversión se ajustaron. El mercado de valores también repuntó. La recuperación puede ser una reanudación de la fortaleza del mercado a principios de año, cuando los rendimientos promedio alcanzaron sus niveles más bajos desde 2014.

Pero a fines de enero, los mercados crediticios lucían un poco más frágiles a medida que los inversionistas se preocupaban por cómo la epidemia podría afectar el crecimiento global y la demanda de petróleo. Otros mercados parecen mantener la preocupación: Los rendimientos totales de préstamos apalancados de EE.UU., por ejemplo, han ido en caída desde el 23 de enero, y los inversionistas retiraron US$487 millones de fondos que compran la deuda en la semana que terminó el miércoles.

Steven Boothe, un gerente de cartera de alta calificación para T. Rowe Price, dijo que incluso antes de que comenzara la epidemia, los inversionistas desconfiaban de la sostenibilidad del crecimiento global, y esos temores podrían exacerbarse ahora.

“El mercado estaba empezando a cuestionar” esa opinión, dijo Boothe. “El virus da otra excusa para enfocarse en posibles debilidades o aspectos frágiles de la recuperación potencial”.

Los efectos del virus en el crédito calificado como basura en particular pueden ser enormes gracias a la creciente presencia de las compañías de energía en los mercados de bonos. Alrededor del 12% del mercado de bonos de alto rendimiento está compuesto por deuda energética, un repunte frente al 4% en 2003 cuando ocurrió el brote de SARS.

La demanda de petróleo de Asia se ha desplomado a raíz de la epidemia, haciendo que los precios del petróleo West Texas cayeran a alrededor de US$50 por barril, un nivel con el que algunas compañías de energía calificadas como basura luchan para generar efectivo. BP Plc dijo que el brote de coronavirus amenaza con eliminar un tercio del crecimiento de la demanda mundial de crudo este año.

“No creo que hayamos visto suficiente debilidad para sumarla al alto rendimiento en este momento”, dijo Matt Kennedy, gerente de cartera en Angel Oak Capital Advisors. “Podría ser algo prematuro comprender bien cuál sería el impacto final en el espacio de alto rendimiento”.

Hay indicios de que el virus podría afectar aún más a las empresas. , que obtiene cerca de una cuarta parte de sus ingresos operativos de China, está cerrando temporalmente oficinas, tiendas y centros de contacto en China continental. Los casinos en Macao, el centro de apuestas más grande del mundo, han permanecido cerrados durante más de dos semanas mientras China intenta contener el virus, una inusual medida para la nación.

‘DEBILIDADES POTENCIALES’

Las arriesgadas compañías energéticas estadounidenses en particular ya estaban sufriendo antes del impacto del coronavirus. A fines del año pasado, casi un tercio de las notas energéticas de alto rendimiento fueron comercializadas en niveles de crisis, mientras los bonos de compañías de gas natural cayeron a finales de enero en medio del clima invernal templado y un suministro elevado. El sector vio a 42 productores declararse en bancarrota el año pasado, dijo el despacho de abogados Haynes y Boone en enero.

A medida que la presencia de China en la economía global ha crecido, el país se ha convertido en uno de los actores más importante en los mercados petroleros. Los analistas de Wells Fargo & Co. escribieron en una nota de enero que el país requiere cerca del 13% del suministro mundial de petróleo. Tal compra ahora se ha hundido a cerca del 20%, informó Bloomberg esta semana.

En EE.UU., las empresas de energía de alto rendimiento se desplomaron rápidamente. Algunas, como Range Resources Corp. y Transocean Ltd., habían encontrado compradores receptivos para su deuda recién emitida solo unas semanas antes. El crédito energético cayó un 1,4% hasta el jueves, mientras que el mercado de bonos basura en general ha ganado un 0,66% durante el año.

“La energía es un gran sector dentro del mercado, por lo que tiene un impacto en los rendimientos generales”, dijo el analista de Bloomberg Intelligence Spencer Cutter, en referencia al mercado de alto rendimiento.