(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Al cierre de este año, la inflación en Argentina será alrededor de 55%, de acuerdo con estimaciones del Banco Central de la República Argentina. Esto se traduce en que los bienes y servicios costarán 1.55 veces más en diciembre próximo frente al cierre del 2018.

La situación en el país sudamericano es complicada porque la capacidad del poder adquisitivo de los argentinos se ha reducido, es decir, las remuneraciones que perciben ya no alcanza para comprar lo que sí podían meses atrás.

Por ejemplo, la clase media de dicho país ha perdido alrededor de un 30% de su poder de compra desde la victoria del candidato peronista, Alberto Fernández, en las elecciones primarias del 11 de agosto, según informó La Vanguardia. Y si bien no pasan hambre, sí tienen dificultades para llegar a fin de mes.

A la fecha, y a la expectativa de la actualización del indicador de pobreza a fin de este mes, son 44 millones los argentinos (33% de la población) en situación de pobreza.

VARIACIÓN EN EL CONSUMO DE PRODUCTOS

En junio pasado, el consumo de productos masivos (entre ellos, pastas, aceites, yerba mate y papel higiénico) se contrajo en 7,9% respecto a mayo, según el Índice Nielsen Express Argentina.

En la Ciudad de Buenos Aires (-6,9%) la caída fue menor al promedio nacional; sin embargo, en el interior del país se registró una más pronunciada (-8,2%).

El informe de esta consultora evaluó las variaciones en más de 70 categorías en canales de supermercados y las agrupó en familias de producto.

Así, destacaron las contracciones en los rubros de almacén (-1,9%), cosmética y tocador (-3,5%) y limpieza (-6,4%), pero fue más pronunciada en bebidas y frescos, lácteos y congelados, cuyas contracciones fueron de 11,4% y 15%, respectivamente.

ALCOHOL Y PRESERVATIVOS

La cerveza ha sido uno de los productos golpeados por esta coyuntura. Debido al incremento en su precio en 50% interanual, su venta en el canal de supermercados retrocedió en 10% en julio, según un informe de Nielsen para iProfesional.

Así, los consumidores de alcohol migraron a los vinos, categoría que en el mismo período de evaluación apuntó un crecimiento de 2,2%.

Esto debido a que si bien los vinos en sus diferentes segmentos también han registrado incrementos, estas variaciones han sido menores al índice inflacionario que creció en 54%.

El informe revela que entre los vinos se observó un mayor crecimiento en los segmentos 'super premium' (42,5%) y 'ultra premium' (37,8%), variaciones por debajo de la métrica de inflación.

Asimismo, esta situación económica también afectó al mercado de los preservativos. Según un reporte de Reuters, la venta de condones durante el primer semestre se contrajo en 8%, mientras que las pastillas anticonceptivas en 6%.

Pero fueron en los dos últimos meses (en el contexto de las elecciones primarias, en las que finalmente ganó el peronista Alberto Fernández) cuando estos resultados negativos para este sector se agravaron. En el caso del primer producto se registró una caída de 25%, mientras que en el segundo fue de 20%.

La presidenta de la Confederación Farmacéutica Argentina (CoFA), Isabel Reinoso, indicó a Reuters que las menores ventas responden al incremento de precios, que en el caso de los anticonceptivos fue de 23,47% en los primeros seis meses del año. “Serían 144.000 mujeres que descontinuaron la toma de anticonceptivos por mes”, agregó.