(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Agencia EFE

Agencia de noticias

Conforme Argentina se tambalea al borde del incumplimiento y Venezuela se revuelca en su propia bancarrota desde hace tiempo, algunos inversores temen que la historia se repita con otra nación.

Las cuatro veces que Venezuela y Argentina incumplieron deuda de forma muy seguida, en las décadas de 1820, 1890, 1980 y a principios de este siglo, Ecuador también lo hizo.

"No creo que se deba subestimar el riesgo de contagio", dijo Sonja Gibbs, directora gerente del Instituto de Finanzas Internacionales de Washington. "Cualquier problema de deuda o incumplimiento pesa sobre la economía, no solo del país en cuestión, sino de todos sus socios comerciales cercanos".

Las tres principales agencias calificadoras de deuda tienen una nota seis escalones por debajo del grado de inversión para Ecuador, que estuvo 180 años sin pagar un bono. Y al igual que Venezuela, sigue muy expuesta al petróleo y tiene una deuda creciente en relación con el producto interno bruto.

Ahora, la escalada de riesgos regionales aumentan la dependencia del país al Fondo Monetario Internacional."Hay mucho en juego para este programa del FMI", dijo Siobhan Morden, jefa de estrategia de renta fija para Latinoamérica de Amherst Pierpont Securities en Nueva York, en un informe. “No hay otras alternativas de financiación obvias”.

Desde julio, el rendimiento de los bonos de referencia de Ecuador con vencimiento en 2028 ha aumentado 64 puntos básicos al 8,37%.

El país, cuya deuda representa aproximadamente el 45% del PIB, frente a la mitad de esa cifra hace seis años, debe aprobar algunas medidas políticamente desagradables para acceder a más fondos del programa de préstamos de US$4.200 millones del FMI acordado en febrero.

MIRANDO AL SUR

Las tres últimas veces que los incumplimientos de Venezuela y Argentina coincidieron, Uruguay también siguió los mismos pasos. El caso más reciente fue en 2003. Pero desde entonces, el país ha diversificado las exportaciones y ha reducido la dependencia de los depósitos bancarios argentinos. Ahora tiene calificación de grado de inversión.

Guido Chamorro, gerente senior de inversiones de Pictet en Londres, dijo que recortó sus posiciones en Ecuador y Uruguay desde sobreponderar a igualar al mercado después de que el líder de la oposición Alberto Fernández lograse una victoria aplastante en las elecciones primarias de Argentina el mes pasado.

El resultado inesperado desencadenó una venta masiva de la moneda, acciones y bonos del país, lo que obligó al líder del Gobierno, Mauricio Macri, a retrasar los pagos de la deuda e imponer controles de capital.

“Estamos evitando sobreponderaciones en el espacio latinoamericano de alto rendimiento o nombres vinculados a Argentina, que incluye ambos” Ecuador y Uruguay, dijo Chamorro. “Argentina definitivamente ha cambiado la relación recompensa-riesgo”.